Balazo en el pie... - Leopoldo Mendívil | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
Balazo en el pie... | La Crónica de Hoy

Balazo en el pie...

Leopoldo Mendívil

DR. JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ ANAYA,

DIRECTOR GENERAL DE PEMEX:

 

+Las acciones de los hombres

son los mejores intérpretes

de sus pensamientos

 

John Locke

 

Mire usted, que José Ángel Gurría, el mexicano que maneja la OCDE, ha sido muy cooperativo con la administración federal actual, apoyándole con argumentaciones incluso riesgosas para él, pero eso ya no ocurrió anteayer cuando la reportera Ivette Saldaña le hizo emitir una grave declaración sobre los aumentos de precios a las gasolinas y el diésel.

Usted conoce, obviamente, esa declaración. Para los lectores que puedan desconocerla explico que Gurría consideró inoportuno el momento de anunciar la liberalización del mercado y el fuerte incremento de los precios de los energéticos cuando su mercado a la alza tiene costos acumulados. Eso debió suceder con las cotizaciones del petróleo en niveles bajos.

Decir que es usted un financiero de primera línea no tiene propósito adulatorio alguno. Es algo que usted demostró en su paso por el IMSS y ahora también con las medicinas que ha recetado a Pemex para aliviar sus enfermedades económicas; en segundo término, espero no equivocarme al considerar que no pudo ser usted quien aconsejara la medida en las circunstancias del mercado petrolero al inicio del año; y menos en la forma como se realizó el anuncio, sin red de protección alguna sobre las reacciones que pudiera  provocar, como sucedió.

Está bien que a los jefes de Estado les tocan las soluciones difíciles sobre asuntos que ellos desconocen y, por ello, deben estar lo mejor protegidos posible en cada acción de tal naturaleza. Es evidente, doctor, que el presidente Peña no quería meterse una bala en el pie, sino que contó con cero protección. ¿Alguien le previno sobre lo inadecuado del momento en que se lanzó esa acción por las razones que expuso Gurría? No creo que todos sus colaboradores desconocieran esa clase de detalles; y si esa es la realidad, qué lamentable, grave insuficiencia cuando no sólo se trata de grandes cifras de dinero en riesgo, sino de la economía general de los consumidores de esos combustibles que no merecían ese cubetazo de agua helada, porque nadie tiene derecho a perjudicar a poco, mucho o multitudinario número de ciudadanos que no viven, en lo general, sobrados de dinero.

No soy un asqueroso izquierdista dedicado a despotricar contra el sistema neoliberal; simplemente me preocupa la microeconomía que azota a mucho más de la mitad de nuestra población y cuyas circunstancias poco o nada importan a los macroeconomistas por ser, supuestamente, los únicos capaces de salvar al país y al mundo. ¡Mayor falacia no puede existir cuando ya hasta en los Estados Unidos, la nación más poderosa del planeta, apareció y ganó la Presidencia un superhombre rubio y barrigón autodeclarado defensor de las víctimas de la macroeconomía, o más bien de quienes en ésta cifran toda posibilidcad de desarrollo y riqueza, sin entender que la microeconomía es ya un factor político extendido por todo el planeta y enemistado con la democracia que sólo favorece a pocos poderosos y pisotea a millones de débiles.

Nuestros millones de débiles ya manejan los instrumentos desestabilizadores modernos y quienes debían preocuparse más, aquí, por aprender en las cabezas ajenas de quienes perdieron la primavera árabe, parecen tener encapsulado al presidente, sin importar que le eviten respirar el oxígeno de la realidad…

 

Internet,  m760531@hotmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Imprimir

Comentarios