Nacional

PRI respalda gasolinazo y acuerdo

Enrique Ochoa Reza, dirigente del PRI.

En medio de los cuestionamientos y dudas hacia el  Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar, la dirigencia nacional del PRI respaldó dicho instrumento  al considerar que busca cuidar la economía familiar en un contexto internacional que ha significado un alza en el precio de los combustibles y sostuvo que lo responsable es que el precio de los combustibles refleje su costo real.

“Lo responsable es que el costo de los combustibles refleje su valor real, ya que quien más se beneficiaba del precio artificial de los combustibles en el pasado eran aquellos que consumían más gasolina, como los propietarios de autos de mayor tamaño o lujo”, aseveró el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza.

Ante las críticas  de la oposición, el  priista demandó un diálogo abierto, crítico, autocrítico y propositivo, para resolver los grandes problemas nacionales con responsabilidad y de cara a la nación.

“Ante los retos que provienen del exterior, es indispensable ofrecer respuestas responsables y directas desde el interior de nuestro país”, demandó.

Ochoa Reza rechazó que el alza en las gasolinas se traduzca en aumentos a las tarifas del transporte público pues recordó que el gravamen de los combustibles es deducible para los  transportistas.

“El impuesto de la gasolina para el transporte público y de bienes es deducible, por lo que no debe haber incrementos injustificados en su costo, como consecuencia del precio real de los combustibles en nuestro país”, indicó.

El líder del PRI sostuvo que los mexicanos debemos cuidar una economía que ha creado dos millones 600 mil empleos en cuatro años, que tuvo una inflación cercana al 3.4 por ciento en 2016 y que es un potente productor de automóviles, al crecer en ocho por ciento este año.

Pero también consideró que el gobierno pondrá el ejemplo con un plan de austeridad y combate a la corrupción.

“Debemos tener un gobierno que no se endeude más, que mantenga las finanzas públicas estables, que se apriete el cinturón y ejerza los recursos con transparencia, y que castigue de manera decidida los actos de corrupción”, puntualizó.

En ese contexto también defendió la reforma energética pues consideró que es una solución hacia adelante, para no tener precios de los combustibles que lastimen la economía familiar.

La reforma energética —dijo— lo que trae es la posibilidad de que el sector privado nacional e internacional por sí solo o en concierto con el sector público, pueda producir mejores gasolinas a precios más competitivos en México.

“Establece los mecanismos de futuro para poder contar con mejores condiciones de precio, calidad y servicio”, indicó.

Imprimir