Ciudad

El “diputado del no” consigue que le aprueben una de 35 propuestas

Jaime Cárdenas, militante de Morena en la constituyente.

Lo intentó una, dos, tres, cuatro… 20, 30, más de 35 veces y al fin el prodigio sucedió.

Jaime Cárdenas, diputado constituyente de Morena, logró que una de sus reservas (propuesta de modificación a los artículos), la relativa a la reinserción social, fuera aprobada por el pleno de la Asamblea Constituyente.

El hecho causó extrañeza y sorpresa, al grado que todos los diputados, asistentes y reporteros le aplaudieron.

Lo anterior porque el legislador, en todas las sesiones, pedía la palabra para hablar mal o en contra de los artículos constitucionales a discusión.

Incluso, por su actitud ya lo conocen en los pasillos de la Antigua Casona de Xicoténcatl como el “diputado del no”.

Pero no sólo habla en contra de los artículos, también presenta reservas a distintos apartados constitucionales, todas ellas rechazadas.

Por ejemplo, al momento de la votación económica la mayoría de los constituyentes levantó su mano para desechar la propuesta del diputado Cárdenas.

Al final de sus intervenciones, en sentido de broma, el constituyente de Morena decía: “ya apruébenme una”.

Este lunes Jaime Cárdenas prometió no hablar tanto durante la sesión y lo cumplió. Sólo tomó la palabra al inicio de los trabajos y por la tarde se retiró, seguramente con la esperanza de que alguna de sus reservas fuera aprobada al otro día.

El prodigio se cumplió en la sesión del martes. Solicitó el uso de la palabra para proponer una adición al inciso L del artículo 16, relativo a los derechos de las personas privadas de su libertad.

Causó extrañeza que llegara hasta la tribuna hablando por celular. Dijo que conversaba con Porfirio Muñoz Ledo, a quien minutos antes criticó porque la Conferencia de Armonización tenía errores de redacción y estilo.

Jaime Cárdenas comentó que Muñoz Ledo le decía que la Conferencia de Armonización no tenía nada que ver con cuestiones de estilo.

“Ya estuvo, Porfirio, ya lo dije en público delante de todos con el teléfono abierto. Hasta luego, Porfirio”.

Tras esta llamada, el constituyente de Morena presentó su reserva para que el derecho a la reinserción social no concluya cuando la persona abandona la prisión, compurga la pena o cumple la sanción, “sino que su satisfacción requiere que las personas recobren un sentido de vida digna una vez que han cumplido con las sanciones impuestas”.

Dos diputadas constituyentes se sumaron a la propuesta, después un tercero, un cuarto y un quinto, por lo que el rostro de Jaime Cárdenas dibujó una sonrisa, “me siento alagado. Muchas gracias”.

Todo iba bien y al final pasó lo impensable… La reserva fue aprobada, tras darse este resultado, los aplausos y el júbilo no se hicieron esperar, era la primera, y tal vez la última vez que le aprobaban una reserva a Jaime Cárdenas.

En la sesión de ayer todo volvió a la normalidad, Jaime Cárdenas habló en contra de todo y presentó reservas, las cuales fueron desechadas.

Imprimir