Deportes

Barça avanza en la Copa con golazo de Messi

Barcelona avanzó sufriendo a los cuartos de final de la Copa del Rey, después de remontar al Athletic de Bilbao una eliminatoria muy complicada.

El tridente Luis Suárez, Neymar y Lionel Messi volvió a marcar para sentenciar la serie 3-1 en el Camp Nou, a favor del cuadro culé, para seguir en la defensa de su título.

Primero abrió una volea de Suárez, a centro de Neymar, después anotó Ney un penalti cometido sobre él mismo y por fin sentenció de falta directa, la tercera en tres partidos, Messi.

Le costó al Barça entrar en juego, ante la presión adelantada de un valiente y animoso Athletic que obligó mucho más de lo que quiso al campeón.

A pesar de ello, la defensa adelantada del equipo vasco provocó hasta tres jugadas dudosas, señalizadas en fuera de juego y con una de ellas, especialmente polémica, por cuanto no se concedió un gol que pareció legal de Luis Suárez al señalar el fuera de lugar de Neymar.

Sin brillantez, pero con insistencia, el Barcelona logró el gol a nueve minutos del descanso, en un centro pasado del brasileño, que respondió Luis Suárez con una majestuosa volea ante la que nada pudo hacer el portero del Bilbao.

El segundo gol rápido del Barça, de penalti clarísimo de Bóveda sobre Neymar que transformó el propio brasileño, hacía presagiar una clasificación cómoda para los azulgrana.

Y al cabo de mil 21 minutos se acabó la sequía de Neymar. Sin ver puerta desde el diez de octubre el brasileño, Leo Messi decidió por su cuenta y riesgo cederle el lanzamiento, que transformó para colocar un 2-0 que daba la sensación de arrodillar al Athletic.

Pero el Bilbao respondió con un centro que remató de cabeza Saborit por encima de Sergi Roberto, gol que lo mantenía en la serie.

A partir de ahí el choque se convirtió en una guerra de nervios. Agazapado el Athletic y cada vez más insistente el Barça, un sobresaliente Neymar dirigía la ofensiva azulgrana, cada vez más volcada pero desafortunada en el remate.

Hasta que una falta sobre Suárez, tras una combinación, claro, con Ney, colocó el balón donde quería Messi. Y Leo cumplió con el guión, con su tercer partido consecutivo anotando de tiro libre, con un disparo magistral, por abajo que sorprendió a Gorka y encendió a un Camp Nou entregado.

Imprimir