Mundo

Donald “presta” sus negocios a sus dos hijos varones

El empresario neoyorquino no cree que haya conflicto de intereses entre ocupar el cargo de presidente de Estados Unidos y que su imperio inmobiliario siga en manos de su familia. Donald Trump, que recordó desafiante que, si quisiese, podría seguir dirigiendo su compañía mientras está en la Casa Blanca, anunció ayer que cederá el control a sus dos hijos varones, Eric y Donald Jr.

Su abogada, Sheri Dillon, explicó además que Trump no establecerá nuevos negocios en el extranjero durante su Presidencia y que las operaciones domésticas serán objeto de una escrupulosa supervisión para evitar conflictos de intereses.

Dillon aseguró que, una vez nombrado presidente, el magnate inmobiliario se aislará totalmente de su negocio y “sólo sabrá de un acuerdo si lo ve en el periódico o en televisión”. Sin embargo, descartó completamente que Trump pueda vender sus intereses para eliminar posibles conflictos de intereses, algo que han hecho algunos de los empresarios elegidos para formar parte de su gabinete.

“No se puede esperar que el presidente electo Trump destruya la compañía que construyó”, aseguró Dillon, que insistió en que la venta “no es ni siquiera factible”.

Entre las opciones que tenía el presidente electo, además de la liquidación de sus intereses, estaba la de un “fideicomiso ciego”, una figura en la que se colocan activos financieros para que sean gestionados fuera del control del interesado y algo que habían utilizado en el pasado otros mandatarios estadunidenses.

Imprimir