Nacional

Videgaray: Este 2017 entramos en una era de cambios, como en 1990

Luis Videgaray tuvo su primer acto público con el presidente Peñas Nieto como canciller mexicano.

Reunidos como cada año desde que en 1990 lo instaurara el entonces canciller Fernando Solana, embajadores y cónsules abarrotaron el Salón Tesorería luego de sostener un encuentro privado con el presidente Enrique Peña Nieto.

Los secretarios del gabinete departieron con los diplomáticos en cada una de las 25 mesas.

Al encuentro se sumaron los titulares de la Defensa y Marina quienes también se mezclaron entre personajes tanto del ámbito público como privado.

En el presídium tres ex cancilleres, José Angel Gurría, Jorge Castañeda y Patricia Cantellano departieron al lado de embajadores eminentes, del titular de la Conago, Graco Ramírez, legisladores, del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, así como con el nuevo canciller Luis Videgaray.

Este último fue incorporado como orador en la 28 reunión de embajadores y cónsules, tal como una presentación en la sociedad de la diplomacia mexicana. De acuerdo con el programa, solo habría el mensaje del mandatario.

En su alocución, Videgaray señaló: “Algo que tienen en común 1990 con 2017 es que son años donde se han presentado eventos donde se ponen en reto los paradigmas de la convivencia internacional. En 1989 cayó el muro de Berlín generando una nueva realidad geopolítica y ahora en 2016 los eventos políticos en Europa, el Reino Unido, por supuesto en Estados Unidos también, implica que estamos entrando en una etapa de cambio”.

A su llegada, el embajador de México en Estados Unidos, Carlos Sada, fue el más buscado, incluso por los medios que insistieron una y otra vez por obtener de él una declaración en torno a lo dicho por el presidente electo Donald Trump en una conferencia de prensa. El diplomático no se acercó a los medios y los saludó de forma cordial desde lo lejos.

Las ex procuradoras Marisela Morales y Arely Gómez se fundieron un abrazo teniendo como testigo al embajador de México en Holanda, Eduardo Ibarrola.

Ante la comunidad diplomática, el presidente Peña Nieto volvió a responder al beligerante presidente electo de Estados Unidos Donald Trump, en un discurso que generó nutridos aplausos: México no pagará el muro, no aceptará nada en contra de nuestra dignidad y no se negocia la soberanía, el interés nacional y la protección de nuestros connacionales.

Tras prometer que la relación con Estados Unidos será de audacia y pragmatismo, el mandatario recordó que 2016 tuvo momentos extraordinarios y emotivos, como la contención del Programa Nuclear en Irán, el júbilo deportivo en las Olimpiadas de Río de Janeiro, y la entrada en vigor del Acuerdo de París sobre Cambio Climático. No obstante, fue también el del Brexit, las elecciones en Estados Unidos o la emergencia desatada por el virus del zika; la partida de dos líderes emblemáticos: Shimon Peres y Fidel Castro; y el final del prolongado conflicto armado en Colombia. Y ahora, señaló el mandatario, el mundo voltea hacia México para ver cómo enfrentamos nuestros desafíos, principalmente, dijo el del aumento de la gasolina.

Imprimir