Lorenzo Córdova

De inmediato, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral pone el ejemplo y decide suspender la construcción del megacomplejo de dos edificios de oficinas en la propia sede del organismo. Con esta medida se devuelven  a la Federación mil 70 millones de pesos. Además se aplica ya la reducción del 10 por ciento de los salarios a consejeros y altos directivos. Hay evidencia de una sensibilidad política que falta en muchas áreas.

 

Imprimir

Comentarios