¿Precios que bajan? Sí…en telecomunicaciones

Claudia Villegas Cárdenas

E ste mes en el presupuesto mensual familiar se registró un incremento de al menos 27% ciento en su factura del servicio de energía eléctrica; y qué decir de la factura de la gasolina que aumentó al menos 15% y aún no concluye su espiral de incrementos. Por ello, resulta relevante el anuncio de la compañía Izzi en donde el ex banquero Adolfo Lago se encuentra a cargo de las estrategias de la empresa de telecomunicaciones del Grupo Televisa. Resulta que Izzi, empresa de servicios de banda ancha y telefonía, acaba de anunciar un ajuste en sus tarifas y una mejora sustancial en la velocidad de navegación que entrega a sus clientes de internet. Usted recuerda que después de ser la primera compañía de telecomunicaciones en ofrecer llamadas ilimitadas nacionales e internacionales a más de 90 países, así como una conexión de internet de 10 megas, ahora lanza un paquete que por 420 meses entrega 20 megas, además de mantener las llamadas ilimitadas.  Pero más allá del anuncio de Izzi y de los beneficios para los consumidores, el hecho relevante que la competencia en el sector de las telecomunicaciones está rompiendo paradigmas. Por ejemplo, anote usted que en tres décadas el jugador dominante en este sector, Prodigy Infinitum, no había mejorado la velocidad de navegación en internet. Sin embargo, desde que llegó Izzi ha mejorado la calidad de sus servicios y ha ajustado sus precios en al menos cinco ocasiones.  Buenas noticias para los consumidores

Golpea recorte de 10% a trabajadores de confianza
Fue apenas el 4 de diciembre de 2016 cuando el senador Joel Ayala Almedia, actual secretario general de la Federación de Sindicatos del Estado, aseguró que los derechos de esos trabajadores estaban garantizados. Al cierre del año pasado, la FSTSE también acordó un incremento salarial del 5.6% para burócratas que incluyó prestaciones económicas. El problema ahora, sin embargo, es que la firma del Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar estuvo acompañada del compromiso del gobierno federal de reducir hasta en un 10% la partida de sueldos y salarios de servidores públicos federales de mando superior.  
La medida incluye también prestaciones como vales para gasolina, despensa y alimentos. Y, al parecer, es aquí en donde comienzan los problemas pues en algunas dependencias el recorte afectaría los derechos de muchos trabajadores del Estado que no pueden considerarse mandos superiores.  Vea usted el caso de trabajadores de confianza que ganan menos de 10,000 pesos y que perderían vales y otras prestaciones. Puede ser que Joel tenga blindados los derechos de los agremiados a esta base sindical pero los trabajadores de confianza en muchas dependencias sin grandes ingresos se encuentra en riesgo ante los ajustes que ordenó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Para la alta burocracia, mientras tanto, el impacto de 10 por ciento no será significativo porque reciben vales de gasolina hasta por 10,000 pesos. Es como quitarle un pelo a un gato. Ante las quejas de algunas dependencias que observan en la medida contra trabajadores de confianza una bomba de tiempo y potenciales demandas porque reducir prestaciones equivale a atentar contra derechos adquiridos, temas muy sensibles en materia laboral n  

Más gobernadores en la mira
Resulta que las autoridades de la Secretaría de Hacienda y el Servicio de Administración Tributaria tienen a más gobernadores bajo la lupa de los investigadores fiscales. Las autoridades hacendarias indagan sobre las fortunas de otros políticos que podrían representar desvíos al Erario y un descalabro para las finanzas públicas


claudiavillegas @revistafortuna.com.mx

Imprimir

Comentarios