Barack Obama

El presidente de Estados Unidos enterró ayer la injusta Ley de Ajuste Cubano, que otorgaba el privilegio a los cubanos de no ser expulsados y obtener la ciudadanía, si lograban pisar suelo estadunidense. Corrige así una anomalía, que consideraba a los inmigrantes de la isla ciudadanos de primera e ilegales al resto de inmigrantes de la región. El acuerdo servirá, además, para desmotivar el tránsito de cubanos por México camino de EU, que causó el año pasado una grave crisis migratoria. Ahora sólo falta que Donald Trump no dé marcha atrás.

Imprimir

Comentarios