Ciudad

Impiden dos suicidios en el Metro

Policías bancarios y personal del Sistema de Transporte Colectivo evitaron las muertes en estaciones de las líneas 1 y 9

La única salida que encontró a las discusiones con su mujer, fue aventarse a las vías del Metro, sin embargo, no contaba con que elementos de la Policía Bancaria e Industrial evitarían que cumpliera su objetivo.

Un hombre de 41 años de edad se las ingenió para entrar por el área de remodelación de la estación Insurgentes, de la Línea 1, lo que llamó la atención de los uniformados, pues no pagó por el acceso al transporte.

Los policías comenzaron a seguirlo para decirle que había cometido una falta administrativa y que de no pagar el monto del ingreso sería remitido al Juez Cívico.

Los agentes no imaginaban que seguían a un suicida que se dirigía a la muerte. Y que en cada paso que daba sólo pensaba en aventarse a las vías del tren.

Una vez que los uniformados llegaron hasta el hombre, éste les dijo que tenía la intención de suicidarse pues los problemas sentimentales con su pareja eran insoportables.

Luego de una larga charla lo convencieron de buscar ayuda profesional; primero fue atendido por personal del Metro, especializado en psicología. 

Más tarde el hombre fue canalizado al Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez para recibir la atención especializada.

SEGUNDO INTENTO. Cuando alguna persona baja a las vías del Metro cualquier usuario pensaría que sólo se trata de parar el tren y atender el problema.

Sin embargo, la realidad es que desde el Puesto Central de Control (PCC), se vigila la operación de cada una de las líneas y trenes que se encuentran en circulación.

Ayer durante un recorrido por el PCC se constató que el personal que forma parte de la red, vigila el Metro las 24 horas, los 7 días de la semana.

A las 11:45 horas los reguladores de control evitaron que un hombre fuera embestido por un tren o electrocutado por el flujo de alta tensión de las vías.

Debido a que el operador del convoy se encontraba dentro de un túnel, sólo se alcanzó a oír que una persona caminaba por las vías; inmediatamente se cortó desde la consola la energía de toda la Línea 9, que va de Tacubaya a Pantitlán.

AFORTUNADO. Un niño de siete años que pretendía viajar solo en el Metro fue regresado sano y salvo a su casa.

Ingresó a la estación San Antonio Abad, de la Línea 2 y contó a policías que iba a Eugenia pues quería estar con su madre, quien trabaja por esa zona.

 

Imprimir