Ciudad

Rumor de privatizar basura amenaza la recolección

El sindicato y una supuesta intención de tocar el tema en la Constitución de la Ciudad de México origina la movilización ◗ El gobierno capitalino desmiente la versión

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Trabajadores de limpia que pertenecen a las 16 delegaciones llevan en sus camiones cartulinas en las que piden no privatizar la basura y tienen presente la idea de iniciar un paro de labores, que colapsaría el sistema de recolección de desechos y traería problemas de magnitudes importantes.

Algunos choferes de camiones de basura luchan, según ellos, porque su sindicato no desaparezca y no se cobre una cuota fija por el servicio de recolección.

Todo indica que las consecuencias de este rumor podrían salir de control, pues los manifestantes, que hasta el momento continúan con su labor, advirtieron que podrían irse a paro por tiempo indefinido.

Tan sólo en un día los capitalinos generan deshechos suficientes para llenar el Estadio Azteca; y si los trabajadores de limpia decidieran irse a paro indefinido, la Ciudad de México colapsaría, pues los camiones del gobierno central no son suficientes para recoger la basura de toda la capital.

En los hogares capitalinos se generan desechos día con día. Basta un par de días sin servicio de limpia para que los montones de bolsas se acumulen.

Muchos de los trabajadores han advertido a sus clientes asiduos, esos que más propina les dan, que el gobierno capitalino quiere imponerles una cuota como el predial y el agua, pero por la recolección de deshechos.

El rumor sigue corriendo entre el personal de limpia, no obstante, fuentes del gobierno capitalino informaron a Crónica que no existen proyectos contemplados para el manejo de basura y tampoco se abordará el tema de la privatización en la Constituyente.

El jueves pasado más de mil trabajadores acudieron a la antigua sede del Senado para solicitar a diputados constituyentes que no incluyan el supuesto cobro.

No obstante, el tema no será incluido en la constitución pues es un asunto que concierne únicamente al Gobierno central y a las administraciones delegacionales.

“Yo ya le avise a mis clientecitos que el gobierno les quiere cobrar por qué recojamos la basura. Pero por ejemplo a los míos como son de casas finas de la Miguel Hidalgo ni les importa, pues tienen para pagar”, comentó Mariano de la Paz, quien se dedica a la recolección de residuos desde hace más de 20 años. 

Él y muchos de sus compañeros no saben a ciencia cierta el motivo por el que se están manifestando, ni por qué se irían a paro laboral, sin embargo ya se encuentran a la espera de la orden por parte de los líderes sindicales para suspender labores.

—¿Quién le dijo que se va a privatizar la basura?, se le preguntó a uno de los manifestantes

—En la asamblea se dijo que se va a privatizar la basura, la tiren o no la tiren. El cobro llegaría a tu casa como el predial, dijo Eduardo Hernández, mientras intentaba que la cartulina amarilla fluorescente no se cayera de su camión.

El hombre no supo responder a que asamblea se refería, a la de la constituyente o a la sindical, lo que sí supo decir fue que la información venía desde “arriba”.

— ¿A usted en que le perjudica?, se le cuestionó a Hernández, y antes de que él pudiera contestar, Javier Duarte, otro trabajador de limpia de la delegación Cuauhtémoc, tomó la palabra.

—Nosotros no estamos de acuerdo porque se está atentando contra nuestra fuente de empleo, nuestro trabajo se extinguiría y ya no seríamos sindicalizados, pasaríamos a ser privados. Quieren formar cooperativas, el gobierno quiere hacer negocio con la basura y desplazarnos a nosotros.

Silviano Cortés y Cristian Pérez, por ejemplo, son chalanes de trabajadores de base, esto quiere decir que no reciben un sueldo fijo y que sólo obtienen ganancias de lo que los capitalinos les dan de propina.

Ellos no saben ni si quiera por que se irían a paro laboral, no obstante, fueron los encargados de tapizar sus unidades con pancartas rechazando la supuesta privatización del servicio, aunque el tema aún no les queda del todo claro.

“Yo ni sé que pedo, el jefe me dijo que a lo mejor vamos a dejar de trabajar unos días pero la verdad no creo. Yo si dejo de chambear un día pierdo entre 200 y 300 pesos y eso que sólo es mi propina, ellos deben perder más porque son los que más se quedan”, comentó Silviano, un joven de 17 años que ayuda con la separación de deshechos.

El único que al parecer sabía de que hablaba era Eugenio Tapia, quien dijo que una de las solicitudes a la Asamblea Constituyente era que se cambie la Ley de Residuos Sólidos, con el fin de que las personas que no hagan la debida separación de sus desechos sean multadas y que los trabajadores sean quienes reciban el monto de lo recaudado por las sanciones.

Imprimir