Juan Colorado chilango

Pepe Grillo

Juan Colorado chilango
Michoacán le sienta bien al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.
En la tierra de los Cárdenas, Miguel Ángel Mancera se pone muy salidor, afiladito, como Juan Colorado chilango montando en su cuaco, el Huracán.
Allá dijo que la solución a los problemas de México no vendrá del gobierno federal, sino de los gobiernos estatales.
Bien dicho. De hecho, eso es precisamente lo que se ha venido extrañando: una participación más determinante de los gobernadores en esta coyuntura adversa. Se esperan con interés las medidas concretas de Mancera y sus colegas.
Es de suponer que el primer inciso no sea, como en otras ocasiones, que el gobierno federal se caiga con más presupuesto, sino que sean, en serio, soluciones propias.

Aplica el clásico
Más vale prevenir que lamentar. El nuevo modelo de consumo de hidrocarburos incluye un nuevo aumento para el próximo mes de febrero.
¿Desatará eso otra avalancha de saqueos?
Por lo pronto nadie en el gobierno federal y en los estados se puede llamar sorprendido. Tienen que contar con un plan de contingencia.
Aplica el clásico: Ya nos saquearon una vez, que no nos vuelvan a saquear, dicen comerciantes grandes, medianos y pequeños.
El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, se dejó ver. Pidió que nadie se aproveche de la situación y recordó que las confrontaciones no le convienen a nadie.

Compra y venta
2017 será un año de apretarse el cinturón y el 2018 otro tanto.
El Instituto Nacional Electoral busca prevenir que los partidos en competencia electoral caigan en la tentación de aprovechar la situación de apremio para comprar votos.
Por eso recordó a los partidos que está prohibido por la ley electoral entregar a los ciudadanos materiales que se supongan un beneficio como forma de promoción.
El consejo presidente, Lorenzo Córdova, dijo que el instituto velará por el ejercicio libre del sufragio.
El partido político que se salte las trancas tendrá que atenerse a las consecuencias.

Respuestas generosas
El turismo suele dar respuestas generosas.
Los principales destinos del país son polos de desarrollo regional, generan empleo y captan divisas frescas todos los días y todas las noches, que es justo lo que necesitamos.
Uno de los escasos flancos positivos de la depreciación del peso frente al dólar es que el país se vuelve todavía más atractivo para los visitantes extranjeros.
En esta administración México regresó al Top Ten del turismo mundial en cuanto a número de visitantes, y todavía hay enormes áreas de oportunidad.
Se puede crecer mucho en el corto plazo. La clave es incrementar la competitividad y brindar seguridad plena a los visitantes.

 

pepegrillocronica@gmail.com

Imprimir

Comentarios