Nacional

El PRD muestra su músculo en protesta contra el gasolinazo

La presidenta del Partido de la Revolución Democrática, Alejandra Barrales, lideró la primera movilización.

El Partido de la Revolución Democrática realizó la que, hasta hoy, es su movilización más nutrida contra el gasolinazo. La presidenta del partido, Alejandra Barrales, lideró la movilización que también constituye su primera incursión oficial en las calles capitalinas en este año.

Del templete, ubicado frente al Monumento a la Revolución, las hileras de perredistas se extendían por las calles cercanas. Muchos de ellos equipados con banderolas, camisolas y otros distintivos amarillos.

Según Barrales, a la protesta acudieron aproximadamente 70 mil personas, aunque cuando lo dijo, algunos de sus dirigidos no pudieron evitar la carcajada; era evidente la exageración en cuanto al número de asistentes. Barrales no se inmutó y comenzó a organizar porras.

En realidad la cantidad de asistentes sí resultó muy significativa, sobre todo si se compara con otras movilizaciones en las que juntar mil personas ya es un logro. En este caso, quienes llegaban tarde al Monumento a la Revolución ya no cabían y aunque hacían lo imposible por estar cerca del templete, esto resultaba casi imposible.

Hacia la tarde, las autoridades de la izquierdista Ciudad de México fueron más sensatas al marcar 25 mil personas como asistencia máxima a la movilización amarilla contra el gasolinazo.

“Lo que están haciendo es querer vernos la cara de tontos. Porque mientras en este país siga habiendo un gobierno con privilegios la gente no les va a creer. La gente no va a permitir que avance el alza a las gasolinas”, sentenciaba Barrales, mientras detrás de ella perredistas como Héctor Serrano, Manuel Granados, Mauricio Toledo y Víctor Hugo Romo asentían con la cabeza en signo de apoyo a su líder.

Así, el día de ayer Barrales y el PRD se manifestaron contra el gasolinazo antes que Morena, quienes según habían advertido, ocuparían ese día para protestar. 

Muchos sólo querían divertirse. En un carnaval se convirtieron ayer las protestas del PRD y organizaciones civiles en contra del gasolinazo en el primer cuadro de la Ciudad de México.

Desde las 09:00 horas en el Monumento a la Revolución hubo disfraces, cohetones, música de batucada y tambora, toros gigantes de cartón, burros disfrazados, pancartas multicolores, banderas y banderines, cánticos de apoyo a líderes  y lluvia de papelitos.

Por unas horas las calles Puente de Alvarado, Ponciano Arriaga, Ignacio Mariscal y Miguel Ramos Arizpe se convirtieron en el estacionamiento de camiones turísticos y de transporte público, microbuses y camionetas que utilizaron los simpatizantes del sol azteca para llegar al punto de encuentro.

Aquello en vez de una manifestación de molestia por el gasolinazo, parecía un festejo. Y sí, hasta los asistentes a la protesta dijeron que “esta bueno el desmadre que armó la Barrales”.

En tanto unos escuchaban atentos las indicaciones de la ex secretaria de Educación, otros bailaban al ritmo de la tambora y otros discutían por la hora, pues ya llevaban desde las 07:00 horas fuera de sus hogares.

“Espero que nos cumplan con los 150 pesos que prometieron porque eso de venir desde Pachuca de a gratis esta cabrón”, decía un señor de la tercera edad a uno de sus acompañantes.

No faltaron los vendedores que obtuvieron grandes ganancias el día de ayer por todo lo que ofertaron durante el mitin perredista.

Por ejemplo, Azucena López, vendió playeras color amarillo con la leyenda “No al gasolina”. Llegó al lugar con 300 playeras, cada una con un costo de 100 pesos. Tras hora y media ya había vendido más de la mitad, de acabársele todas, ella y su hija regresarían a casa con 30 mil pesos en la bolsa.

Martina Jaramillo, optó por llevar 3 canastas de tacos sudados, cada una contenía 250 con un costo unitario de 5 pesos. Al término de la movilización ella y sus tres hijos habían terminado con todo. Sus ganancias se habían triplicado y sólo invirtieron tres horas de trabajo.

Durante esta movilización ningún negocio cerró, la psicosis por saqueos de los días anteriores se desvaneció, o quizá quienes hubieran pensado en hacer alguna fechoría se arrepintieron luego de ver la movilización policiaca que había en el sitio. 

Sin embargo, varios vecinos se molestaron debido a que la policía realizó cortes a la circulación.

OTRA VEZ LA MISMA. Apenas había culminado la mega protesta del PRD en el Monumento a la Revolución y ya estaba por salir otra del Ángel de la Independencia con dirección al Zócalo capitalino.

Ayer los automovilistas, motociclistas y conductores de transporte público mostraron su inconformidad. Esto contrasta notablemente con los primeros días de las manifestaciones antigasolinazo en las que, aun en día hábil, los conductores se mostraban comprensivos.

Las consignas son las mismas de los días pasados: “No al gasolinazo” “atrás la Reforma Energética” “el pueblo unido jamás será vencido”.

Quince días después de iniciar la lucha contra las decisiones del gobierno federal, los capitalinos comienzan a cansarse de las movilizaciones, bloqueos y protestas.

La segunda marcha no tuvo tanta convocatoria como la primera, incluso los líderes de la movilización aseguraron no ser “acarreados como los que en la mañana protestaron”.

“Esto más que marcha parece paseo dominical. Ojalá no sean así las que siguen porque si sí la neta ya no vengo”, comentaba un joven a su compañera de protesta.

Al llegar al Zócalo el número de personas era considerablemente  menor a los que salieron del monumento en Reforma, no obstante, advirtieron, seguirán protestando hasta obtener la reducción del precio de la gasolina.

Imprimir