Negocios

Las reformas comienzan a dar resultados, dice Gurría

A México le están empezando a dar resultado las reformas que hizo en los dos primeros años de la administración del presidente Enrique Peña Nieto, pues le han permitido navegar mejor en este viento y ser menos dependiente del petróleo, aseveró el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría Treviño.

Resaltó que la economía mundial no ha repuntado, “no ha tenido la recuperación tan vigorosa que hemos querido”, hay una desaceleración muy seria del comercio, de las inversiones y problemas de productividad, prácticamente en todas las economías del mundo.

En ese contexto, dijo, estamos tratando de recuperar la economía en México y se vuelve mucho más difícil porque hay que remar el doble de fuerte, “cuando las circunstancias económicas no te ayudan, entonces tienes que batallar más en contra de la corriente”.

Gurría Treviño admitió que se viven circunstancias difíciles en el mundo, incluso ahora por la incertidumbre del nuevo gobierno estadunidense y sus vínculos con México en materia comercial y las propuestas en materia fiscal que podrían generar desafíos importantes.

Todo esto genera incertidumbre, y por lo tanto, mucha volatilidad en el tipo de cambio, destacó el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Resaltó que estamos a pocos días de que entre en funciones el nuevo gobierno estadunidense, de que los secretarios de Estado tomen sus posiciones y se inicie un diálogo oficial.

Entonces, dijo, se tendrá que ver cómo utilizar la extraordinaria integración que hay entre México y EU en materia económica, y que le permite a la región, incluyendo a la unión americana, tener competitividad a nivel mundial.

Por otra parte, consideró que el ajuste a los precios de las gasolinas en México es consistente con mantener una política macroeconómica responsable y políticas verdes, aunque debió haberse hecho hace algunos años, “pero nunca es tarde para hacer lo correcto”.

El ex canciller mexicano admitió que el problema de aumentar los precios públicos a las gasolinas es sensible, y nunca hay un buen momento para hacerlo.

Imprimir