Deportes

Patriotas-Acereros: Una revancha 12 años después

El próximo domingo en el majestuoso Gillette Stadium, casa de los Patriotas de Nueva Inglaterra se vivirá una revancha que tardó doce años y cuatro títulos del Superbowl en llegar. Los Pats, comandados por Tom Brady recibirán la visita de los Acereros de Pittsburgh comandados por Ben Roethlisberger en al duelo por el Campeonato de la Conferencia Americana de la NFL.

Tanto Brady como Roethlisberger tuvieron la oportunidad de figurar gracias a la lesión de los quarterbaks titulares de sus respectivos equipos cuando eran novatos. Brady reemplazó a Drew Bledsoe el 23 de septiembre del 2001, luego del brutal golpe que recibió el estelar pasador de los Patriotas de parte del linebacker de los Jets de Nueva York Mo Lewis,  y el Big Ben tomó el lugar de Tommy Maddox, lesionado el domingo 19 de septiembre de aquel 2004 en un duelo brutal ante la tremenda defensiva de los Cuervos de Baltimore comandada por Ray Lewis.

LAS CUENTAS DEL DESTINO. Brady tomó su oportunidad y la convirtió en dos Superbowls ante los Carneros de San Luis y las Panteras de Carolina, ganándose el respeto de propios y extraños. Más aún, había comandado una espectacular racha de 21 victorias consecutivas en casa de Nueva Inglaterra, iniciando en octubre del 2003 y que fue abruptamente cortada, y de forma inesperada, por los Acereros de Pittsburgh el domingo 31 de octubre del 2004. En aquella campaña los Steelers se convirtieron en apenas en el tercer equipo en alcanzar la cifra de 15 victorias y una sola derrota desde que se implantó la temporada de 16 encuentros.

Roethlisberger, quién hizo su primera aparición como abridor por Pittsburgh después de la derrota ante los Cuervos donde se lesionó Maddox, tuvo una campaña de ensueño, que sin embargo, como había ocurrido con otros pasadores que lo antecedieron en el puesto, no tuvo un final feliz.

Durante la ronda del playoff divisional, Ben lanzó dos pases que fueron interceptados por los Jets, uno regresado 86 yardas para anotación y otro que dio a Nueva York su última oportunidad en el partido, pero para su suerte, el pateador Doug Brien falló dos intentos de gol de campo, ganadores ambos, uno de 47 yardas antes de que acabara el tiempo reglamentario y otro más de 43 en tiempo extra.

Los Patriotas por su parte, que se vieron obligados a visitar el Heinz Field en el Juego de Campeonato, lo hicieron con la conciencia de que la presión sobre el quarterback novato de Pittsburgh podría producir resultados positivos y se prepararon para cobrar revancha de lo acontecido en su casa el fin de semana de Halloween.

APLASTANTE… Una gélida temperatura de cerca de 20 grados centígrados bajo cero fue el preámbulo a un duelo en el que Bill Cowher, entonces entrenador en jefe de los Acereros previó que sucedería. Se trató del juego de postemporada más gélido jamás jugado en Pittsburgh.

El coach Cowher decidió que Roethisberger sólo lanzara pases en primera y segunda oportunidades para tratar de mantener competitivo su ataque. Los Patriotas habían sumado una semana antes su décima quinta victoria de la campaña en el duelo divisional ante los Potros de Indianápolis de Peyton Manning quien había lanzado 47 pases de anotación en la campaña, y lo hicieron con tal prestancia que sólo admitieron 3 puntos del mejor pasador de la temporada.

La defensiva de los Pats hizo estragos en los locales cuando Eugene Wilson interceptó el primer pase lanzado por el Big Ben en su propia yarda 48, y de hecho, la defensiva de Nueva Inglaterra forzó y permitió a los visitantes capitalizar en 24 puntos las entregas de balón de los Acereros.

La segunda intercepción del Big Ben, capturada por Rodney Harrison en su propia yarda 13 fue devuelta 87 yardas para anotación provocando cánticos en la tribuna pidiendo el regreso de Tommy Maddox. Para cuando terminó la primera mitad del encuentro, Nueva Inglaterra tenía la ventaja 24-3.

A pesar de que en el tercer cuarto Roethlisberger comandó dos ofensivas de 6 puntos, una carrera de Jerome Bettis y un pase  de 30 yardas a Hines Ward, ya nada detuvo la marcha triunfal de los Pats, para una aplastante victoria de 41-27, la tercera en cuatro confrontaciones para Nueva Inglaterra sobre los Steelers.

Fue una noche de ensueño para Brady quien completó 14 de 21 pases para 207 yardas y dos touchdowns. Corey Dillon corrió 73 yardas y logró una anotación. Deion Branch anotó dos veces a sendos envíos de Brady, mientras que en su primera derrota como profesional en la NFL, Ben Roethlisberger fue interceptado en 3 ocasiones a pesar de haber lanzado para 226 yardas y dos touchdowns.

Y DESPUÉS… Los Patriotas fueron a Jacksonville para derrotar al otro equipo de Pensilvania, las Águilas de Filadelfia para ganar su tercer Superbowl en 4 años y sumaron su cuarto anillo hace dos años al derrotar a los Halcones Marinos de Seattle. Por su parte, los Steelers se recuperaron emocionalmente para derrotar al año siguiente a los Halcones Marinos y darle al Big Ben su primer anillo, al que sumó uno más en un dramático encuentro celebrado en Tampa tres años después ante los Cardenales de Arizona, donde con un pase a Santonio Holmes en la última jugada del partido ganaron los Acereros su sexto Superbowl.

Han pasado 12 años desde aquel juego en el Heinz Field y ha habido muchos partidos entre Patriotas y Acereros, pero ninguno se presentó como la oportunidad perfecta para cobrar revancha de la humillación sufrida en casa aquella gélida noche del 23 de enero del 2005. Roethisberger y Brady lo saben mejor que nadie…

 

Imprimir