Barca y Messi, a la caza del Madrid y CR7

Carlos Horta Martínez

Aunque la diferencia es de dos puntos entre el Real Madrid y el Barcelona, sin contar el partido pendiente que tienen los merengues, la Liga, la tercera consecutiva de Luis Enrique, se va a pelear cuerpo a cuerpo hasta que concluyan las 38 jornadas.

El Barça ha ido encadenando buenas sensaciones tras el fin de semana: las palabras tranquilizadoras de Bartomeu sobre la renovación de Messi y la exhibición ante Las Palmas, aunado a que el Madrid hincó la rodilla en el Sánchez Pizjuán de una manera cruel, de una manera a la que nos tiene acostumbrados, en el minuto 92, bebiendo de su propia medicina, con un autogol de Sergio Ramos y el definitivo de Jovetic.

Recordemos que el central merengue fue el que forzó la prórroga de la pasada Supercopa de Europa ante el que dice ser su equipo de cuna marcando en el minuto 93, cuando más daño hace al rival.

En la Casa Blanca se hablaba de dar un golpe de autoridad, de tener una suficiente ventaja para administrar la Liga, pero eso ya no será posible. Se acabó la racha de 40 juegos invictos y habrá que ver cómo reacciona el equipo de Zidane con Sevilla y Barça pisándole los talones.

La Liga es muy larga y depara oportunidades para todos. Veían media Liga en el bolsillo y esto se decidirá en los últimos diez partidos.

La derrota blanca en Sevilla alimenta la ya conocida maldición del Mundial de Clubes. Del mismo modo que ningún equipo ha sido capaz de revalidar el título de campeón de Europa, pues el ganador del trofeo intercontinental suele sufrir las consecuencias del desgaste de la competición.

En la temporada 2014/15, el Madrid se desplazó a Marruecos para disputar la competición siendo líder en la Liga con seis puntos de ventaja. El conjunto entrenado por Carlo Ancelotti jugó y ganó el Mundial de Clubes, pero meses después el Barça conseguiría arrebatarle el título de Liga y dejaría al conjunto madridista en blanco al conseguir el triplete.

Más allá del peso del escudo del Mundial de Clubes, Cristiano puede ser víctima de otro gafe, el del Balón de Oro. Hay que recordar que después de ganar el premio en 2014 con su tan recordado como ridículo grito, el portugués se tuvo que conformar con ser Pichichi y Bota de Oro en la temporada 2014/15 y ver cómo Leo Messi recuperaba la hegemonía en la siguiente edición del galardón.

Mientras CR7 estrenó el reinado de The Best con su gol de penalti, que lo iguala a Hugo Sánchez con 56 goles desde el manchón penal, Messi ya lleva ocho tantos en los últimos siete partidos, en su mayoría decisivos y golazos; Leo se acercó a dos récords más. Frente al Athletic Club, partido de Copa de los octavos de final, logró un gol de falta directa que igualó el récord establecido por la leyenda azulgrana Ronald Koeman, que marcó 25 tantos a balón parado con el Dream Team de Johan Cruyff. Por otro lado, ante el UD Las Palmas, no sólo logró batir al único rival de Primera al que no había marcado, sino que igualó un récord de Raúl González, que había logrado goles ante 35 rivales distintos.

Como bien dice el Cholo Simeone, estos premios se dan por la suma de títulos en la temporada, no por el futbol.

 

Mail: carloshorta2345@gmail.com

Twitter: @Hortattack

Imprimir

Comentarios