Ciudad

Caen cinco explotadores de mujeres tras operativos en Cuauhtémoc y Benito Juárez

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

La Procuraduría General de Justicia capitalina realizó operativos en tres inmuebles localizados en las delegaciones Cuauhtémoc y Benito Juárez, y rescató a nueve mujeres que eran obligadas a prostituirse, una de ellas cubana y otra colombiana.

Además, policías de investigación detuvieron a cinco personas, tres hombres y dos mujeres, quienes serán procesados por el delito de trata en la modalidad de explotación sexual.

Una denuncia ciudadana llevó a agentes de la PGJ a tres casas donde rescató a las víctimas y capturó a los tratantes; los tres hombres, de 25, 56 y 57 años de edad, entraron al Reclusorio Preventivo Sur y las mujeres, de 51 y 83 años, esta última quien se desempeñaba como propietaria del negocio y “contratista” de las víctimas, fueron enviadas al Centro de Reclusión Femenil Santa Martha Acatitla, donde enfrentarán su proceso.

Una de las mujeres rescatadas explicó la forma en que operaban los victimarios: primero las enganchaban ofreciendo trabajo como modelos; usaban incluso carpetas de una empresa ficticicia, una vez dentro del negocio las forzaban a prestar servicios sexuales en una casa de citas.

Tenían que hacer una pasarela frente a los clientes que acudían al lugar, para ser elegidas por ellos. Antes de ingresar a una recámara con una de las chicas, el visitante tenía que pagar entre 4 y 6 mil pesos, más 3 mil por el costo de las bebidas, para tener derecho a una relación sexual durante dos horas.

Si alguien deseaba llevar a la mujer a un hotel, tenía que pagar derecho de salida, de 2 mil pesos; al final, a las mujeres les debían pagar mil 800 pesos, sin embargo, sólo recibían 100 pesos, puesto que les descontaban el costo de su alojamiento.

De acuerdo con la carpeta de investigación de la PGJ, el 10 de agosto del 2015 una mujer acudió a una cita de trabajo en un inmueble de la calle Hermosillo, colonia Roma Sur, en Cuauhtémoc, donde se ofrecía un empleo como modelo.

Alguien la atendió y le explicó que tenía que cuidar su presentación para efecto de conservar el trabajo, adquirir un nombre artístico y que se le pagarían mil 800 pesos por evento.

Después la llevaron a otro lugar, un domicilio en la calle Nuevo León, en la Hipódromo Condesa, donde la atendió un hombre que dijo ser dueño de las empresas; la llevó a una recámara y le pidió que se desnudara para aprobarla como empleada. Luego le explicó que debía atender a los clientes del lugar, consumir bebidas alcohólicas con ellos y tener relaciones sexuales con los interesados.

Ella aceptó los términos y comenzó a trabajar; durante su estancia en el lugar notó que había varias chicas de entre 20 y 30 años de edad de distintas nacionalidades.

Al mes siguiente el supuesto dueño comenzó a promocionarla en un sitio de internet y la llevó a vivir a su casa, ubicada en avenida Gabriel Mancera, colonia Del Valle Sur, delegación Benito Juárez, donde sólo le daba de comer cuando él lo hacía y no le permitía tener comunicación con sus familiares, mientras seguía obligándola a ofrecer sexoservicio.

El sujeto tenía sus documentos oficiales y amagaba con hacerle daño si denunciaba el maltrato; no obstante, ella acudió al Ministerio Público de la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Trata de Personas, donde denunció los hechos. Ambos predios serán propuestos para la acción de extinción de dominio.

Imprimir