Nacional

Balacera en Playa del Carmen

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Una balacera ocurrida la madrugada de este lunes en el bar Blue Parrot de Playa del Carmen arrojó, según cifras oficiales, cinco muertos, entre ellos cuatro extranjeros, y 15 heridos, ocho de los cuales fueron dados de alta horas después de ocurrido el acto violento, en tanto que la Fiscalía estatal tiene a su disposición a tres personas detenidas, presuntamente involucradas.

Los hechos se suscitaron durante el cierre del festival de música electrónica BPM al interior de una discoteca referente de Playa del Carmen ubicada al final de la Calle 12 y la zona federal, en el corazón de este destino turístico.

Al final del día, el gobierno estatal anunció oficialmente que esta tragedia se había originado en una desacuerdo de carácter personal entre dos sujetos. Entre ellos empezaron las agresiones, provocando la intervención de los guardias del evento.

Las personas fallecidas fueron dos canadienses, un italiano, un colombiano y un mexicano, de acuerdo a los datos dados a conocer por el fiscal de Quintana Roo, Miguel Angel Pech Cen.

Entre las personas que perdieron la vida se encuentran Kirk Wilson, Daniel Pessina, Rafael Peñaloza Vega y otras dos que no han sido identificadas.

Se dijo que los muertos y heridos serían turistas que se divertían en el cierre del festival BPM, una fiesta itinerante de música electrónica que duró varios días en Playa del Carmen y que se viene realizando con éxito desde hace varios años.

En conferencia de prensa, el funcionario dio a conocer que los fallecidos forman parte del equipo de organización del Festival, quienes fueron baleados, así como una turista que murió aplastada por la multitud cuando se generó el caos en el lugar y todo mundo empezó a correr.

Dijo que tres personas fueron detenidas en las inmediaciones del lugar, pero aún se está investigando si tienen relación con el ataque.

Indicó que el reporte fue realizado a las 02:28 horas de este lunes, en el que se informó que una persona había realizado detonaciones con arma de fuego en el exterior de la discoteca, sobre la avenida 12.

Señaló que las primeras investigaciones revelan que una persona intentó ingresar armada al negocio, pero los guardias de seguridad se lo impidieron, lo que provocó la agresión.

Dos integrantes del equipo de seguridad del festival BPM, uno de origen canadiense y uno de nacionalidad colombiana, perdieron la vida por proyectiles de arma de fuego además de un ciudadano de origen italiano, mientras que una mujer murió a consecuencia de una caída de sufrió tras registrarse los disparos. Una quinta persona murió en el Hospital al ser atendido de varios impactos de arma de fuego.

Al menos 15 personas resultaron lesionadas, una de ellas de gravedad quien tuvo que ser intervenida quirúrgicamente, en tanto que ocho de ellas ya fueron dadas de alta.

“Tenemos conocimiento de otro incidente donde hubo intercambio de disparos, ocurrido cerca de la discoteca, pero estamos investigando si tiene algún tipo de relación” explicó el fiscal Pech Cen. Igualmente sostuvo que no tienen conocimiento de si se vendía droga en el lugar del ataque o no.

Las primeras versiones de los hechos señalan que se trató de un ataque directo contra el organizador del Festival BPM, un ciudadano canadiense, por una supuesta venganza de narcos en disputa por la venta de drogas, quien de acuerdo a versiones preliminares murió en el lugar.

Tras escucharse los balazos, se desencadenó el caos en la zona turística, con personas gritando y corriendo en todas direcciones sin entender lo que estaba ocurriendo.

Se afirmó que el autor del ataque no fue detenido y logró escapar en medio de la confusión. Al momento tampoco hay un informe de las autoridades.

El perfil de Facebook del festival aclaró que “tras los reportes de tiroteos ocurridos esta madrugada en el Blue Parrot, todas las fiestas se cancelaron en tanto se desarrollan las investigaciones policiales”.

El BPM Festival cumplió en 2017 su décimo aniversario y atrae a turistas de todo el mundo durante 10 días de eventos, que debían finalizar este domingo.

“Los guardias de seguridad al principio no pensaron que eran disparos y aseguraron que eran fuegos artificiales. Luego la gente comenzó a correr y dijeron que vieron un arma. Nos escondimos hasta que abrieron una puerta trasera y escapamos”, fueron las primeras impresiones de gente que presenció la balacera.

Por su parte, el gobernador Carlos Joaquín lamentó los hechos y suspendió su agenda pública para mantener plena atención en las investigaciones que se realizan.

El dirigente de Coparmex local, Eloy Peniche, llamó a las autoridade a resolver este caso de manera inmediata donde se logre capturar a la persona que hizo los disparos “porque ya no podemos estar en la impunidad”.

 

Imprimir