Academia

Crean en Rusia generador híbrido eólico-solar

Foto: Notimex

Ingenieros rusos crearon un generador que, en una única planta, es capaz de utilizar dos fuentes de energía: la solar y la eólica, en un país donde la presencia de esos elementos es menor que en naciones líderes por su explotación.

Para combinar las dos fuentes diferentes de energía, se necesitan dos transformadores, dos baterías y una estructura reforzada que lo albergue todo.

La durabilidad también es un desafío, porque los paneles solares se ven dañados por las partículas y piezas de basura, aceleradas por el aeromotor o porque se colocan de una manera menos eficaz y pierden su rendimiento energético.

Los científicos rusos Valéri Pereválov y Leonid Primak elaboraron el diseño de planta eólico-solar que elimina los inconvenientes de utilizar las dos fuentes.

El Instituto de Energía de Moscú (MPEI), por su parte, diseñó el esquema eléctrico que combina los dos flujos de electricidad casi sin pérdidas.

Los autores comentaron a Sputnik que la idea para la planta surgió en 1998, pero el proyecto llegó recientemente a la fase de creación del prototipo y a sus primeras pruebas.

Rusia es un país peculiar para la “energía alternativa”, explicó Pereválov, profesor adjunto en la Universidad Politécnica de Moscú.

"La velocidad del viento y la insolación son considerablemente menores que en los países líderes en el sector, como Dinamarca. Por eso las tecnologías extranjeras no funcionan bien aquí", dijo.

Además, las posiciones del carbón y el gas natural como fuentes de energía son muy fuertes en el país eslavo.

Así, para ganar la atención, una instalación solar-eólica debería tener una eficacia por encima de sus competidores.

"¡Logramos alcanzarlo! Ya el prototipo creado para demostrar la tecnología tiene un rendimiento conjunto de 40 por ciento —lo que equivale en eficacia a sus homólogos modernos—, pero también es muy silencioso”, comentó.

Además, “al calcular el efecto económico a lo largo de 10 años de uso activo, previsto por el diseño, el precio de electricidad resulta 2-3 veces menor que el de las tarifas actuales en Rusia", aseguró.

Otra “especialidad” rusa son las fuertes ráfagas del viento. Pese a la baja velocidad promedio anual, en la mayoría del territorio ruso ocurren temporadas de fuertes vientos, capaces de abatir árboles y destruir edificios anticuados. Destrozan también las plantas eólicas.

"Por eso aseguramos que nuestra instalación sea duradera. Funciona bien con la intensidad del viento de 40 metros por segundo y es capaz de soportar ráfagas breves de hasta 80 metros por segundo, señaló Pereválov.

Los ingenieros también pusieron el prototipo desde varias alturas sobre varias superficies “y en ningún caso los paneles solares se vieron destrozados", destacó.

El proyecto está en fase de producción de un lote de prueba, que será ensayado en condiciones reales en la región rusa de Kaliningrado (occidente). Allí estará basada también la planta productora.

La producción del primer lote para la venta está prevista para finales de 2017, derivado de un proyecto que, aseguraron sus desarrolladores, es producto de las tecnologías rusas.

Además del MPEI, en la creación participaron el Instituto Central de Aerohidrodinámica (TsAGI) y una empresa productora de paneles solares rusa.

El proyecto ya atrajo la atención de clientes potenciales. El Ministerio de Emergencia ruso solicitó la eventual entrega de 500 instalaciones; e igual hicieron otras entidades estatales y comerciales, además de organizaciones extranjeras.

"Recibimos una propuesta de cooperación de una empresa surcoreana. Un instituto belga especializado en energía renovable nos envió una carta semejante. China nos solicitó la información sobre un posible lote de varios miles de instalaciones", contó Pereválov.

En Rusia, el parque de innovaciones Skólkovo y la Empresa de Capital Emprendedor Rusa (RVK, por sus siglas en ruso) mostraron su interés en el proyecto.

"Queremos dominar el nicho de instalaciones de pequeña y mediana potencia, de 5 a 15 kilovatios. En Rusia, estimamos este mercado debe alcanzar entre 5.8 y 8.4 millones de dólares anuales”, y una vez que concluyan los trámites preparatorios y haya producción en serie, esperan exportar una cantidad considerable, manifestó Pereválov.

havh

Imprimir