Nacional

Peña firma decretos para repatriar capitales y estimular Pymes

El presidente Enrique Peña Nieto, en el Salón Adolfo López Mateos.

A fin de impulsar la inversión productiva y generación de empleo, el presidente Enrique Peña Nieto firmó dos decretos, uno de los cuales otorga estímulo fiscal en materia de deducción inmediata de bienes nuevos y de activo fijo para las micro y pequeñas empresas.

El otro decreto es para promover el regreso de capitales no declarados que se encuentran en el extranjero, para lo cual ofrecerá un impuesto preferente por seis meses, se otorgarán facilidades administrativas en materia de Impuestos Sobre la Renta (ISR) relativas a depósitos o inversiones que se reciban en México.

Desde el Salón Adolfo López Mateos, acompañado por el titular de Hacienda, el mandatario dijo que “los mexicanos hemos construido un gran país con estabilidad macroeconómica y un ambiente propicio para las inversiones generadoras de empleo y a pesar de la incertidumbre internacional, nuestra economía está creciendo y cuenta con fundamentos sólidos”.

Indicó que las medidas forman parte del Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar firmado el 9 de enero, que busca respaldar la economía nacional ante el complejo entorno económico internacional.

En torno al primer decreto, detalló que éste permitirá la deducción inmediata de las inversiones de las micro y pequeñas empresas (con ingresos de hasta 100 millones de pesos al año), con una tasa de descuento de tres por ciento para las inversiones de 2017 y de seis para las de 2018.

“Con esta medida se podrá beneficiar a 4.2 millones de pequeñas y medianas empresas que generan 7 de cada 10 empleos, que contarán con mayores recursos para invertir, producir y expandirse, generando, al mismo tiempo, más oportunidades de empleo”, señaló.

En torno al decreto para la repatriación de capitales mexicanos que habían sido mantenidos en el exterior, se expide dicho decreto temporal en el cual se establece que los recursos repatriados serán gravados con una tasa preferencial de ocho por ciento y deberán invertirse en el país durante al menos dos años, a través de instrumentos bancarios, adquisición de bienes de activo fijo, o investigación y desarrollo de tecnología.

Los beneficios tendrán una vigencia temporal de 6 meses, que iniciarán a partir de la entrada en vigor del decreto. Aplica para los recursos que retornen y que se hubiesen mantenido en el extranjero con anterioridad al 1 de enero de 2017. El impuesto se deberá pagar dentro de los 15 días siguientes a la fecha de retorno.

Para complementar estos decretos “se ha previsto un esquema simplificado de cumplimiento fiscal para los micronegocios, que beneficiará potencialmente al 97 por ciento de los negocios del país”.

A través de una aplicación electrónica se simplificará el pago de impuestos, para hacerlo más sencillo y más eficiente.

En su intervención, el titular de Hacienda, José Antonio Meade, dijo que en estos momentos “México necesita poner todo el capital de los mexicanos a trabajar aquí y hay capital que por diferentes razones estás trabajando fuera”.

Imprimir