Nacional

Cuba, México y EU se reparten “hoyo de la dona”

Cuba firmó con Estados Unidos y México sendos tratados para delimitar las fronteras marítimas en el Golfo de México, con lo que se cierra una disputa sobre un territorio sin definir que se extendía más allá de las 200 millas náuticas.

El convenio entre Cuba y Estados Unidos “delimita la única parte de las frontera marítima entre los dos países que no había quedado acordada con anterioridad y que cubre un área de la plataforma continental del Golfo de México “, informó el Departamento de Estado en un comunicado.

Este hueco en la proyección de las fronteras marítimas entre las costas de Estados Unidos y Cuba quedaba aún por definir y era un territorio clave, ya que puede albergar yacimientos de petróleo y gas.

El gobierno estadunidense añadió que el tratado -firmado en Washington por el embajador cubano José Ramón Cabañas y la consejera especial para los Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Mari Carmen Aponte- “es consistente con los objetivos estadunidenses para resolver las fronteras marítimas y promover la seguridad marítima y la protección medio ambiental”.

Por las características del tratado, el acuerdo debe ser ratificado por el Senado, controlado por una mayoría republicana.

Para cerrar la disputa, Cuba también firmó con México el tratado bilateral que delimita la fronteras marítimas, documento rubricado en La Habana por la directora de derecho internacional de la Cancillería cubana, Anet Pino, y el embajador de México en la isla, Enrique Martínez.

Este acuerdo brinda a las partes una “mayor certidumbre para el ejercicio de sus derechos jurídicos y soberanía” sobre esa área marítima de elevada importancia económica por la existencia de petróleo, así como para el desarrollo de la pesca y el turismo, informaron medios oficiales de la isla.

La indefinición de las fronteras marítimas más allá de las 200 millas náuticas entre Estados Unidos, Cuba y México había originado lo que se había dado en llamar el “agujero de la dona” (rosquilla).

Los tres países discutieron durante el pasado año la resolución de las fronteras, algo que fue posible gracias a la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba iniciada en diciembre de 2014.

Según las leyes internacionales, todo país tiene derecho a explotar los recursos encontrados dentro de las 200 millas desde su costa, pero en el caso de que estas proyecciones se sobrepongan es necesario un acuerdo para su explotación.

México y Estados Unidos ya tienen en vigor un acuerdo para la explotación y desarrollo de esa zona del Golfo de México.

Imprimir