Trabajadores más cerca de sus familias en la CDMX - Dunia Ludlow Deloya | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
Trabajadores más cerca de sus familias en la CDMX | La Crónica de Hoy

Trabajadores más cerca de sus familias en la CDMX

Dunia Ludlow Deloya

En diciembre del año pasado, la Asamblea Legislativa avanzó con paso firme y de manera certera para dotar al Gobierno de la Ciudad de México de un andamiaje jurídico que le permita diseñar e implementar una política de vivienda a la altura de las nuevas necesidades y exigencias ciudadanas y por ello aprobamos la nueva Ley de Vivienda, así como la Norma General de Vivienda para Trabajadores.

Ambos instrumentos coinciden en la necesidad de combatir la expulsión de miles de familias a la periferia de la ciudad, con mecanismos claros que generen más opciones para ejercer los créditos que por años no habían podido utilizar.

En primer lugar, debemos considerar que el contraste entre el costo del suelo en la Ciudad de México en comparación con el resto del país es evidente: a nivel nacional, en promedio el metro cuadrado es de 2 mil pesos, mientras que para la Ciudad de México en promedio puede ir de 7 mil 780 a 38 mil 640, mientras que en Mérida 871 a 2 mil 810 y Tijuana de mil 501 a 11 mil 010 pesos.

De esta forma, la problemática se vuelve clara, son los propios precios del suelo en la ciudad los que impiden a trabajadores adquirir viviendas en el centro, aspecto que los obliga a irse a la zona connurbada. Lo anterior se traduce en mayores tiempos de traslado, congestión vehicular, grandes gastos de transporte y mala calidad de vida.

La Norma General de Vivienda para Trabajadores tiene como objetivo impulsar a la construcción de 40 mil viviendas bajo una planeación urbana y en zonas específicas para que los empleados que cotizan un crédito accedan a vivienda.

El precio promedio por metro cuadrado de un departamento es 22 mil 292 pesos, de una casa sola 18 mil 286 y de una casa en condominio 19 mil 064. Para el caso de Infonavit, cuenta con una demanda potencial de 1 millón 178 mil 286 en la Ciudad de México, y sólo se han otorgado 424 créditos, es decir sólo 0.04 por ciento de la demanda ha obtenido algún crédito para obtener una vivienda en nuestra capital.

Gracias a esta legislación, trabajadores derechohabientes de organismos de vivienda como el Fovissste e Infonavit podrán adquirir vivienda al interior de la Ciudad de México.

Desarrolladores, siempre bajo la vigilancia de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, podrán crear vivienda para derechohabientes y establecer zonas de construcción y corredores con un máximo de nueve niveles. Se aprovecha el aire de la ciudad y podremos lograr un crecimiento ordenado que siga las estipulaciones internacionales.

Otro de los puntos de la norma, es que la reventa de las propiedades no podrá hacerse sino hasta después de 7 años, lo cual blinda y protege a los ciudadanos para que no haya abusos en la reventa. El precio de las propiedades deberá ser igual al monto del crédito al cual accedan los trabajadores. Todos los desarrollos que se construyan bajo esta norma serán sustentables y contarán con ecotecnias en su diseño, lo cual hace que además de crear un ambiente adecuado para los trabajadores, haya un compromiso con el medio ambiente y el crecimiento comprometido con las generaciones futuras.

No cabe duda que aún falta mucho por hacer desde la Asamblea Legislativa para mejorar la calidad de vida de los millones de capitalinos; sin embargo, tanto la nueva Ley de Vivienda como la Norma General de Vivienda para Trabajadores se erigen como dos instrumentos que, luego de un amplio consenso, arrojarán frutos en cuento se apliquen.

* Presidenta de la Comisión de
Vivienda de la ALDF

@DuniaLudlow

Facebook/Dunia Ludlow D

Imprimir

Comentarios