Ciudad

Austeridad de funcionarios por gasolinazo iniciará en febrero

El Gobierno de la Ciudad de México estableció ocho medidas para racionalizar el gasto que se destina a las actividades de la administración local y de apoyo. Lo anterior con el fin de mitigar el impacto por el incremento del combustible en el ejercicio 2017.

De acuerdo con lo publicado en la Gaceta Oficial, las medidas deberán ser cumplidas por dependencias, órganos desconcertados, órganos político administrativo, entidades, así como los órganos de apoyo y asesoría de la administración pública y deberán aplicarse a partir del próximo 1 de febrero.

Una de estas medidas es impulsar el uso del transporte público en la capital, por ello a partir del siguiente mes todos los días jueves de cada semana descansarán mil 500 vehículos. Esto con el fin de ahorrar el dinero que se gasta en estos vehícu­los cuatro días al mes, obteniendo también la reducción de emisiones contaminantes en el país.

Sin embargo, la medida no será aplicada a las unidades que están destinadas a funciones de servicios generales, así como de las áreas de apoyo administrativo, seguridad pública, servicios médicos, procuración de justicia y servicios públicos como limpia y bacheo.

La segunda medida será reducir 20 por ciento la asignación del combustible de mil 500 vehículos respecto a lo asignado el año pasado. Estas unidades son a las que tienen derecho los mandos superiores, como directores generales y titulares de las dependencias locales.

También se convertirán 25 calderas de gas LP y diésel a gas natural en clínicas y hospitales capitalinos, así como la conversión de mil 500 unidades de gasolina, propiedad de la Administración Pública local, a gas natural, mediante un esquema de financiamiento.

Además, los recibos de nómina se emitirán digitalmente para eliminar los gastos de papel e impresión y la última medida es continuar con la instalación de checadores digitales (biométricos).

Asimismo, se prevé la instalación de paneles solares en edificios públicos para ahorrar consumos de energía eléctrica, así como la disminución en un 18 por ciento el gasto en servicios de radiocomunicación respecto al 2016 para mandos medios y superiores.

Imprimir