Nacional

Operan con éxito un tumor cerebral a paciente despierta

Despertaron a la paciente durante la operación, para luego volver a anestesiar.

El Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca (HRAEI) practicó con éxito su primera cirugía para tratar tumores cerebrales, cuya técnica utilizada se llama resección de glioma en área funcional, con el paciente Dormido-despierto-dormido, es decir, despertaron a la paciente mientras era operada para extraer este tipo de neoplasia.

El jefe del Servicio de Neurocirugía de dicho nosocomio, doctor Juan Manuel Salgado Camacho, puntualizó que esta cirugía se llevó a cabo en una paciente de 53 años de edad, quien estuvo despierta al ser sometida a la operación cerebral.

Primero fue valorada por los neuropsicólogos, para saber si la paciente toleraría el estrés de estar despierta mientras era operada, una vez aprobado su carácter y serenidad, ingresó a quirófano.

Para desarrollar este procedimiento el neurocirujano y el anestesiólogo deben tener una excelente coordinación, para suministrar la dosis exacta de anestesia que permita llevar a cabo la craneotomía, es decir abrir piel, los huesos de la cabeza y retirarle una ventana de hueso.

Al quedar expuesto el cerebro, despertaron a la paciente y fue sedada con una dosis muy ligera, con la finalidad de que los neuropsicólogos pudieran monitorear si mientras se realizaba la resección del cerebro y del tumor, la paciente perdía alguna de sus capacidades y no fue así.

En este sentido, el galeno puntualizó que la mayoría de los tumores cerebrales no son curables, empero, en la actualidad el avance de la ciencia permite disminuir o controlar las lesiones que ocasionan y que limitan las funciones esenciales del paciente como: lenguaje, movimiento, audición y sensibilidad, así como eliminar las crisis compulsivas, síntoma característico de esta patología.

Éste fue el caso de un tumor cerebral conocido como glioma, ubicado en el área motora del lado izquierdo, lo que provocó que la paciente disminuyera la movilidad del lado derecho de su cuerpo.

Para poder constatar lo anterior, se requiere de registro cerebral, que solo se puede efectuar cuando la enferma está consciente y se le colocaron pequeños electrodos que transmiten leves descargas eléctricas para saber cuáles son las zonas que controlan el movimiento, con el fin de no dañarlas durante la cirugía. Posteriormente la vuelven a sedar para concluir la intervención. 

Reiteró que como los gliomas cerebrales son incurables, después de la operación se requiere llevar control médico, porque estos tumores pueden volverse más agresivos, acortándose la sobrevida del paciente.

La intervención fue exitosa al lograr una resección amplia del tumor sin ninguna secuela, además de eliminar las crisis convulsivas que presentaba, con lo cual, la paciente logró recuperar la movilidad y en la actualidad realiza sus actividades normales.

El médico especialista recomendó a quienes sufran de dolor de cabeza crónico o crisis convulsivas después de los 18 años de edad acudir a consulta con un neurólogo, pues son los principales síntomas que ocasiona los gliomas.

 

Imprimir