Nacional

CNDH: Bandas del narco reclutan a 2,600 menores

El informe “Adolescentes: Vulnerabilidad y Violencia” dado a conocer por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), señala que los grupos delictivos están reclutando a menores de edad en tal medida que hoy 20 por ciento de los más de 13 mil privados de su libertad por delitos graves, habrían participado de alguna manera con crimen organizado.

Para este trabajo se entrevistaron en 17 entidades a 730 adolescentes en prisión.

De acuerdo con los resultados del estudio, elaborado el año pasado, el 35 por ciento dijo haber pertenecido a un grupo del crimen organizado donde  a su corta edad llegaron a ocupar cargos de mando, como jefe de halcones y tienderos.

“Los jóvenes dijeron con todo detalle en sus testimonios que todas las autoridades: Policías locales, policías federales, militares y marinos en diferentes casos ellos los identificaron”, señaló la Antropóloga y Psicoanalista del CIESAS, Elena Azaola Garrido, quien participó en el estudio.

Azaola Garrido afirmó que muchos de los adolescentes, que manifestaron haber pertenecido a la delincuencia organizada, confesaron que fueron entrenados por ex militares y ex policías.

“La respuesta del Estado mexicano ante las conductas graves de los adolescentes es desafortunadamente la tortura y es un hecho que no hemos podido erradicar en el país y las policías que detienen a estos chicos en 57 por ciento de los casos ellos dicen cómo fueron torturados”, lamentó la especialista.

Acusó que México cuenta con policías que no son capaces de entender que la tortura no va, y menos en adolescentes.

“Los chicos y chicas involucrados en el crimen organizado llegaron a ocupar todo tipo de cargos y además dieron detalles de cómo ascendían, cómo cambiaban de una posición a otra y explicaron qué hace un halcón, un tiendero, un estaca, un central y qué pruebas las piden y cuándo podían salir del grupo y cuando ya no”, indicó.

Imprimir