¿Qué pasa en nuestras escuelas? - Diva Hadamira Gastélum | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
¿Qué pasa en nuestras escuelas? | La Crónica de Hoy

¿Qué pasa en nuestras escuelas?

Diva Hadamira Gastélum

De los 34 países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México en 2015 ocupaba a nivel internacional el primer lugar de casos de bullying o acoso escolar en educación básica; aproximadamente, 18.5 millones de alumnas y alumnos de primaria y secundaria habían sido afectados por este fenómeno.

Por su parte, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) reportaba que el 92 por ciento de la niñez mexicana había sufrido algún tipo de violencia escolar; de hecho, tal fue el incremento que la Secretaría de Salud estimó aproximadamente que un 59 por ciento de los suicidios en el país podía deberse a este tipo de casos. Asimismo, el 30 por ciento de profesores en México reportaron trabajar en escuelas que vivían al menos un acto de intimidación por semana.

Recordemos que a través del surgimiento continuo de videos presentados en las redes sociales, vivimos un momento de visibilización de una realidad que padecían nuestras niñas, niños y adolescentes a diario. Ayer, otro lamentable hecho ocurrió en nuestro país, ahora, Monterrey está de luto por la muerte de un menor que atacó a balazos a su maestra y tres de sus compañeros, antes de darse un tiro en la cabeza al interior del Colegio Americano del Noreste. Hoy el tema vuelve a retomarse ante la posibilidad de que el acoso escolar sea una de las causas de la tragedia.

Este tipo de hechos nos recuerdan que el tema no ha sido superado y es necesario continuar trabajando para su prevención y erradicación. Es importante insistir que en estas situaciones el trabajo debe ser ecológico; es decir, debemos trabajar de acuerdo al contexto en el que vive tanto aquel que ejerce el acoso escolar como quien lo vive, pues ambos sufren procesos tremendamente destructivos.

En muchas ocasiones hemos señalado que la atención de casos de bullying o acoso escolar, debe integrar una perspectiva de género tanto para víctimas como para agresores. Lo anterior, debido a ciertos estereotipos de género que han jugado una parte importante en las dinámicas que alimentan el acoso escolar.

De acuerdo al estudio realizado por el Centro para la investigación del Ciberacoso (Cyberbullying Research CenterI), las mujeres reportaron emociones más extremas como respuesta al acoso escolar que los hombres. No obstante la investigación señalaba una sospecha de que las víctimas hombres tienden a reprimir su respuesta emocional por considerar que no es propio revelar debilidad.

Debido a la complejidad del tema y a la importancia de trabajar en la prevención y atención es que gobierno, escuelas y familias tenemos que unir esfuerzos para erradicar este terrible problema que viven nuestras niñas y niños.

Desde el Senado de la República, hemos trabajado en 14 iniciativas en las que se enfatizan el método “Olweus de prevención”, mismo que promueve la necesidad de utilizar estrategias multiespacio para erradicar el acoso escolar.

Los programas de atención tienen que atender a individuos, familia, salones de clase, escuelas y comunidades; en la misma forma, es importante poner atención en la influencia que han provocado los cambios de tecnología, sobre el acoso escolar y las conductas antisociales incluyendo vandalismo, robo y abuso de sustancias.

El acoso escolar no es cuestión de “niñas y niños jugando pesado”, es un reconocimiento a un entorno difícil que genera respuestas de violencia. Como país, debemos poner especial atención en la prevención de todos estos focos de violencia.

Presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género de la Cámara de Senadores

@DivaGastelum

Imprimir

Comentarios