Negocios

Crece riesgo de recorte a calificación de México

De acuerdo con Jaime Reusche, analista de  Moody´s, el riesgo de un recorte a la calificación crediticia de México por parte de la agencia calificadora ha aumentado ligeramente desde 2016.

Como se recuerda, Moody´s ratificó el año pasado su calificación ‘A3’ para la nota soberana de México, pero cambió la perspectiva a ‘negativa’ desde ‘estable’.

El analista aseguró que el país tiene la posibilidad de cambiar su actual calificación, siempre y cuando el gobierno mantenga el proceso de consolidación fiscal en 2017 y que estabilice la deuda con respecto al Producto Interno Bruto (PIB).

“Para estabilizar la calificación tenemos que constatar que se mantiene este proceso de consolidación fiscal a lo largo del año, que no se revertirá el progreso alcanzado al respecto y que la deuda efectivamente no aumenta, sino que se estabiliza respecto al PIB” explicó.

Dijo que evidentemente tanto los riesgos externos como la evolución de la macroeconomía son factores que incidirán en el cumplimiento de esos dos factores, “ya que no sólo pueden descarrilar el proceso de consolidación fiscal, sino que a futuro puede que dificulten o se mantenga esa deuda”, señaló en conferencia de prensa.

Argumentó que una de las limitantes que influye en la calificación de México es la debilidad de las instituciones políticas relacionadas con gobernabilidad, combate a la corrupción y transparencia.

“Estos temas afectan a la sociedad y limitan la calificación y la mantienen en A3, porque México podría tener una calificación mucho más alta de no tener las limitantes de las instituciones políticas que son una de las grandes debilidades de crédito”, sostuvo.

En tanto que la calificadora considera que la respuesta de política económica que dé México a las decisiones que se tomen en la nueva administración de Donald Trump en Estados Unidos, definirá la calificación crediticia de México en 2017.

Si el impuesto a las exportaciones mexicanas se aplica, éstas se vuelven menos competitivas, pero se compensa con la debilidad del peso, explicó Jaime Reusche.

Imprimir