Espectáculos

De las pasarelas a la Casa Blanca, el estilo de Melania Trump

La fecha se cumplió. Hoy se adueña de la Casa Blanca Donald Trump, junto a él llega la segunda primera dama de los Estados Unidos nacida en el extranjero, Melania Trump (la primera fue Louisa Catherine Johnson Adams —Londres, Inglaterra, 1775—. La esposa del presidente 45 de EU continuará la tradición de Michelle Obama, glamour y estilismo en su vestir.

No es raro, la ya primera dama 47 de la Unión Americana (el desfase se debe a que Grover Cleveland fue presidente durante dos periodos no consecutivos, por lo que se cuenta como el 22 y 24 jefe de Estado) estuvo involucrada profesionalmente con la industria de la moda desde temprana edad, a los 16 años inició su paso en las pasarelas como modelo.

“No sigo lo que está de moda ahora; sólo me escucho a mí misma y a lo que me gusta… espero para la ocasión correcta o veo cómo me siento cada día”, expresa Melania Trump. Situación puesta de manifiesto en cualquier aparición pública de la nacida en la ciudad de Novo Mesto, en la región de la Eslovenia Sudoriental.

Sensualidad, los jumpsuits y el blanco en distintos matices son su signatura al vestir. Para Landon Peoples, de Refinery 29, el look de Melania el 19 de julio 2016 en la convención republicana, es una muestra de su personalidad y un adelanto de los próximos cuatro años: “Fue una audaz opción de moda, que parecía una ruptura con la potencialidad típica de la primera dama”, dice.

Melania Trump revivió el popular estilo de los 60, al llevar en un sinnúmero de ocasiones el vestido tipo shift (caracterizado por no tener costuras ni cintura) o seguir la tendencia shoulder robing (llevar el abrigo sobrepuesto en los hombros). Dejó claro su gusto por los colores más vivos, los tonos cálidos y potentes como el naranja, rojo y fucsia.

 “Ha ofrecido un punto de vista contemporáneo en el vestir político. Y uno que ya es lo suficientemente convincente para seguir, como lo fue el uso del tacón medio de la esposa de la política favorita, Michelle Obama”, evalúa Victoria Moss, senior Fashion News and Features Editor de The Telegraph.

Melania, por lo menos, todo indica que cuenta con lo necesario para continuar el legado de Michelle Obama, quien se granjeó ser considerada por especialistas de moda como una primera dama consciente de la elección de cortes, texturas, colores o diseñadores, capaces de enviar statements políticos.

En su primer encuentro con su sucesora, Michelle utilizó el diseño de un cubano-americano, Narciso Rodríguez, un mensaje claro en apoyo a las historias de éxito de migrantes. Melania se inclinó por un look con little black dress, liso, de estilo sheath, sin mangas, con pumps de Christian Louboutin y abrigo línea Pea con una trama a crochet.

La paleta de colores del vestuario de Trump, modificada para ese encuentro con Obama fue fundamental. La idea generalizada de quien utiliza colores fríos, neutros o blanco de pies a cabeza, es la de alguien con dinero de sobra para mantener ese look sin manchas todo el día. El negro, la hizo lucir pulcra e incluso, considera Vanessa Friedman de The New York Times, “profesional”.

La imagen de Melania Trump ha experimentado una evolución trepidante, desde el inicio de la campaña hasta este día de investidura. Sin olvidar su pelo, en un tono honey, el cual hace las veces del toque de color de sus bien coordinadas decisiones.

“Durante toda la campaña de su marido, Melania ha usado una línea de apariencias sofisticadas que no son nada menos que apropiadas. Son lo que llamaría el atuendo moderno de FLOTUS (Michelle Obama): bien adaptado, modesto, liso, pero con un giro audaz gracias a un color ultra saturado o a una manga trendy”, opina Sarah Wasilak de POPSUGAR.

Melania Trump confía en su gusto y estilo, por ello no tiene un personal shopper. Creó una línea de belleza epónima y una colección de joyas para QVC. Es seguidora de Alexander McQueen, Valentino, Dolce & Gabbana, Michael Kors y Ralph Lauren.

Hasta ahora, poca le ha interesado la negativa de diseñadores norteamericanos por vestirla. En esta lista figuran Vera Wang, Jason Wu, Marc Jacobs, Joseph Altuzarra, Thakoon y Donna Karan. “En la mayoría de sus apariciones utilizó ropa de firmas europeas.

El escándalo alcanzó a Trump el 18 de julio 2016, cuando pronunció en la convención republicana un discurso, el cual su asistente plagió del dicho por Michelle Obama en la convención demócrata de 2008. Sin embargo, Melania Trump se prueba como una mujer con habilidades propias como su dominio de los idiomas esloveno, serbocroata, italiano, francés, alemán e inglés.

INVESTIDURA. Hoy quedará resuelta la mayor de las incógnitas, en el sentido más banal, del primer día del gobierno de Donald Trump: ¿Quién vistió a Melania Trump?

Siendo el look de la primera dama el Día de Inauguración Presidencial capaz de catapultar al ojo internacional a la marca o diseñador que logra que sus prendas sean utilizadas en la ceremonia y más tarde en la fiesta, es de particular interés saber esta decisión.

De acuerdo a la publicación especializada Women’s Wear Daily el elegido, ¿paradójica o estratégicamente?, por el apoyo mostrado a Hillary Clinton, es el estadunidense Ralph Lauren. La eslovena utilizó ya una prenda del diseñador durante el discurso de aceptación de su esposo en el hotel Hilton de Midtown (Nueva York), el pasado 9 de noviembre.

Junto a Lauren, en la carrera por vestir a la nueva primera dama se barajean las firmas Zac Posen, b michael America, Víctor de Zouza y Zang Toi.

Imprimir