Ciudad

El sueño americano terminó para muchos... Adrián es uno de ellos

Adrián Ponce fue detenido por migración para ser devuelto a la Ciudad de México.

El sueño americano terminó para Adrián Ponce, luego de 12 años de vivir en Estados Unidos tuvo que regresar a México.

La vida del hombre de 54 años se quedo allá “del otro lado”, como él le dice, volvió sin nada.  

Lo único que acepta de su destino es que no estará bajo el yugo del nuevo presidente de aquel país, Donald Trump.

En un abrir y cerrar de ojos su vida dio un giro de 180 grados, fue detenido por migración para ser devuelto a la Ciudad de México.

“Me trataron como un delincuente, yo no me lo merecía. Mi único mal fue no tener papeles, pero soy un hombre trabajador, mi vida se quedo allá”, contaba el capitalino, mostrando sus documentos de deportación entregadas por las autoridades migratorias

Por años dedicó parte de su vida a trabajar en un supermercado de Nueva York, lo había logrado, su sueño se estaba realizando, pues “siempre quise vivir en el gabacho en una ciudad como ésa”.

Adrián contó que su detención ha sido una de las cosas más dolorosas que ha vivido, incluso muchos de sus compañeros, dijo, tuvieron que viajar esposados de pies y manos.

Caminaba despacio, de hacerlo rápido corría el riesgo de caerse, pues “a la migra no sólo le basto robarse mis anhelos, hasta sin agujetas me dejaron”, decía mientras levantaba un pie para mostrar sus zapatos viejos color café.

Estaba abrumado, no sabía para dónde ir ni qué hacer. Estaba preocupado, le dijeron que la demarcación donde antes vivía es hoy en día una de las más peligrosas de la Ciudad de México. Ahora tendrá que comenzar de cero en la delegación Gustavo A. Madero.

Durante mucho tiempo los 600 dólares (12 mil 600 pesos) que ganaba a la semana, hicieron que tuviese una vida de ensueño, tal y como él la quería.

Ahora, de aceptar el apoyo del gobierno capitalino, tendrá que arreglárselas con los 2 mil 207 pesos al mes del seguro de desempleo que la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo local ofrece como apoyo tanto a los repatriados como a los capitalinos que se quedan sin trabajo.

Migración le impuso una sanción de cinco años en las que no podrá regresar a aquel país.

Sus hijos, su esposa, sus nietos se quedaron allá, confía que ellos no corran con su misma suerte.

Imprimir