Nacional

Abrir la mochila cubrió el territorio nacional

Hasta elementos caninos intervinieron en el operativo.

A partir de este jueves “y hasta nuevo aviso”, los planteles de educación básica del país fueron avisados que debían implementar, nuevamente, el programa Mochila Segura. La orden se propagó rápidamente al resto de las entidades federativas hasta que este programa, olvidado en algunos lugares o retirado debido a quejas de los padres de familia, terminó cubriendo el territorio nacional.

La desgracia en el Colegio Americano del Noreste, donde un adolescente disparó contra sus compañeros y su maestra, originó esta decisión que se propagó a través de comunicaciones oficiales hacia los planteles.

Monterrey, evidentemente, fue una de las ciudades en las que las revisiones fueron más rigurosas.

Aurelio Nuño Mayer, en la Ciudad de México, en coordinación con el jefe de Gobierno local, Miguel Ángel Mancera, ordenó el reforzamiento la vigilancia en más de 8 mil escuelas de la capital. Sólo en esta entidad, muchos de entre el millón de estudiantes de educación primaria, secundaria, educación especial y para adultos comenzaron a ver las nuevas revisiones a sus mochilas.

Es importante resaltar que este procedimiento se realiza “en apego a lo establecido en la Guía Operativa y demás normatividad vigente, con la finalidad de resguardar la integridad de nuestros alumnos y alumnas, y evitar la introducción de cualquier objeto o material que ponga en riesgo dicha seguridad”.

Este programa, enmarcado en el programa de Escuela Segura, busca prevenir situaciones de riesgo para los estudiantes, fundamentado en el artículo 42 de la Ley General de Educación que establece:  que “en la impartición de educación para menores de edad se tomarán medidas que aseguren al educando la protección y el cuidado necesarios para preservar su integridad física, psicológica y social sobre la base del respeto a su dignidad, y que la aplicación de la disciplina escolar sea compatible con su edad”.

Asimismo, se resalta que la existencia de ambientes seguros en las escuelas públicas de educación básica “es una condición indispensable para mejorar el aprovechamiento escolar en niños y adolescentes. El bienestar, el interés y el entusiasmo de los alumnos deben ser preservados por los responsables de prestar el servicio educativo en un ambiente de aprendizaje que asegure el respeto a su dignidad e integridad”.

Resultado de este programa, para el caso de la Ciudad de México, durante el año pasado se llevaron a cabo 480 operativos, en 175 planteles educativos, a través de los cuales se revisaron a 136,793 estudiantes de nivel básico y medio superior, con el aseguramiento de dos armas de fuego y una de balines.

Otro ejemplo, es el Estado de México, en donde durante a través de este mismo programa durante el pasado ciclo escolar 2015-2016, se logró el aseguramiento de 850 gramos de mariguana, tres pipas para fumar este enervante, 136 piezas de material pirotécnico (cohetes, palomas, mechas), 43 armas blancas (navajas, cuchillos, cutters), 58 cajetillas de cigarros, así como tres sprays de gas lacrimógeno.

Asimismo, los aseguramientos en lo que va del presente ciclo escolar, son 10 gramos de mariguana, seis cajetillas de cigallo, dos sprays de gas lacrimógeno y un tisser de descargas eléctricas.

Imprimir