Tras fugas y reaprehensiones, por fin se acabó el dolor de cabeza | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Tras fugas y reaprehensiones, por fin se acabó el dolor de cabeza

El ex líder del cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán, fue un dolor de cabeza para la administración del presidente Peña Nieto.

Lo recapturaron en febrero de 2014; un año después se fugó del penal de máxima seguridad del Altiplano y lograron recapturarlo de nueva cuenta en enero de 2016. A través de una estrategia jurídico-mediática, sus abogados buscaron evitar a toda costa que el capo, que llegó a ser una leyenda del narcotráfico y el más buscado del mundo, fuera presentado ante autoridades judiciales de Estados Unidos.

Recluido, Guzmán Loera se victimizó y su defensa recurrió a los organismos de derechos humanos para protegerlo, pero las autoridades de la Comisión Nacional de Seguridad respondieron que no estaba un hotel cinco estrellas.

PRIMERA CAPTURA. El 9 de junio de 1993 Guzmán Loera fue capturado en la frontera de Guatemala con México, cerca de Ciudad Cuauhtémoc, Chiapas. Fue entregado por las autoridades guatemaltecas a la PGR que entonces estaba bajo la titularidad de Jorge Carpizo, para luego ser trasladado al penal del Altiplano.

Permaneció en dicho reclusorio hasta  noviembre de 1995, cuando fue trasladado al penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco. Mientras estuvo en esa cárcel se referían a él como El Jefe, Don Joaquín, y Señor y gozaba  de privilegios como teléfono móvil.

PRIMERA FUGA. El 18 de enero de 2001, en el sexenio del panista Vicente Fox Quesada, con poco menos de 9 años de reclusión, el ex líder del cártel de Sinaloa se escapó de Puente Grande escondido en un carro de lavandería.

RECAPTURA EN MAZATLÁN. Trece años después, el 22 de febrero de 2014, elementos de élite de la Marina lo recapturaron en un hotel de Mazatlán, Sinaloa. Para lograr su detención agentes de la DEA y los Marshalls de EU colaboraron con las autoridades mexicanas.

SEGUNDA FUGA. Parecía que la leyenda del Chapo había terminado, sin embargo, no fue así, ya que la noche del 11 de julio de 2015 volvió a fugarse y la noticia fue dada a conocer hasta la madrugada del 12 de julio. Se dijo que su escape ocurrió alrededor de las 9 de la noche.

A las 20:52 horas, en el Sistema Permanente de Videovigilancia del Centro Federal de Readaptación Social Número 1, mejor conocido como El Altiplano, se observó que Guzmán Loera se aproximó al área de la regadera dentro de la estancia 20 del pasillo 2, donde un pequeño muro en la regadera provoca un punto ciego exactamente dónde se localizó la entrada del túnel de mil 425 metros de largo y una altura de 1.46 metros de alto y .65 metros de ancho, en promedio. La construcción tardó unos diez meses; el tiempo de la huida fue de 28 minutos. Entre las personas identificadas se encontró a Edgar Coronel Aispuro, cuñado de El Chapo.

RECAPTURA EN LOS MOCHIS. El 8 de enero de 2016, nuevamente la Marina lo detiene en Los Mochis, Sinaloa. En el operativo murieron cinco guardias del narco y seis más resultaron heridos. Volvió al penal del Altiplano.

Sus vínculos con la actriz mexicana Kate del Castillo y el actor norteamericano Sean Pean permitieron a las áreas de inteligencia del gobierno federal ubicarlo en Los Mochis.

Fue internado en el penal de máxima seguridad del Altiplano y posteriormente trasladado al Cefereso Número 9 de Ciudad Juárez, Chihuahua, donde finalmente fue entregado a autoridades de EU.

Imprimir