Hoy toma posesión Donald Trump - José Fernández Santillán | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
Hoy toma posesión Donald Trump | La Crónica de Hoy

Hoy toma posesión Donald Trump

José Fernández Santillán

El día de hoy, 20 de enero de 2017, toman posesión oficial como Presidente de Estados Unidos Donald Trump y como Vicepresidente Mike Pence. A este evento se le conoce como The Inauguration Day. Según el protocolo (que viene de 1937 cuando Franklin Roosevelt comenzó su segundo mandato) quien gane las elecciones del 8 de octubre debe rendir protesta en el Capitolio, es decir, en el recinto del Congreso de Estados Unidos, exactamente a las 12 del día; el Vicepresidente debe hacer lo propio minutos antes.

Anteriormente, esta ceremonia se llevaba a cabo el día 4 de marzo. Esa era la tradición desde la época de George Washington, cuyo segundo período como Presidente de la Unión Americana inició, precisamente, el 4 de marzo de 1793; el Primer Período comenzó el 30 de abril de 1789; es decir, el año en que, justamente, comenzó la Revolución Francesa con la emblemática toma de La Bastilla, el 14 de julio.

Valgan estos datos para resaltar la continuidad y estabilidad de la democracia norteamericana. El único período de convulsión fue el de la Guerra Civil (1861-1865). Se trató de un momento en el que ese país estuvo a punto de partirse en dos. Eso hubiera ocurrido si hubiesen ganado los Ejércitos de los estados Confederados, comandados por el General Robert Lee. Pero ganó el Ejército de la Unión dirigido por el General Ulysses S. Grant, quien estaba, constitucionalmente, a la orden del Presidente Abraham Lincoln. Este mandatario enfatizó el imperativo de mantener integrado al país. Cuantas veces pudo repitió la frase: “Una casa dividida en sí misma no puede sostenerse en pie”. (Mateo 12: 25)

Toda proporción guardada, ésta es la preocupación que muchas personas tienen adentro y afuera de Estados Unidos. Donald Trump ha dividido profundamente a los norteamericanos. Aunque el lema de su campaña fue “Make America Great Again” (Hacer grande de nuevo a Estados Unidos), sus contrincantes parodiaron esa frase diciendo que en el fondo lo que realmente ha hecho el magnate neoyorkino es “Make America Hate Again” (Hacer que América Odie de Nuevo).

En un editorial aparecido al día siguiente de las elecciones, Peter Feaver y Will Inboden preguntaban “¿Acaso Donald Trump puede ser un buen Presidente? (Foreign Policy, Shadow Government, 9 de noviembre de 2016). Y cuestionaban “¿Cómo quiere hacer a Estados Unidos grande si estamos tan divididos?” Y así seguirá estando el país mientras Trump no entienda que ahora es el Presidente de todos los norteamericanos y no el jefe de una facción radical.

El problema es que en el lapso comprendido entre el 8 de noviembre de 2016 y este 20 de enero de 2017, aunque Trump declaró que era necesario dar por terminada la áspera competencia electoral y pasar a unir al país, lo cierto es que el proceso de distanciamiento y división entre los norteamericanos ha continuado. Y esto debido a que los desplantes, amenazas y discursos encendidos, por parte del magnate, no han cesado. Como señala Aaron Blake (“Esta nueva encuesta trae toda clase de malas noticias para Trump”, The Washington Post, 10 de enero, 2017). Allí se señala que Trump fue votado como el más impopular Presidente electo en la historia moderna de Estados Unidos.

Se trata de una encuesta realizada por la Universidad de Quinnipiac, la cual registra una caída en el nivel de popularidad del empresario luego de su victoria: en noviembre 59 por ciento eran optimistas acerca de lo que vendría en los próximos cuatro años; esa cifra ha bajado al 52 por ciento. En tanto que 41 por ciento estimaban que Trump sería un mejor líder que el Presidente Obama, ahora ese número se redujo al 34 por ciento. El 52 por ciento consideraba que Trump ayudaría a mejorar a la economía nacional, ahora ese porcentaje cayó al 47 por ciento. Para el 53 por ciento de quienes fueron encuestados, el magnate llevaría al país por el camino correcto, ahora el margen se redujo al 45 por ciento.

La democracia norteamericana, después de largos años de existencia, encara un grave problema interno: llega a la Presidencia un hombre que amenaza los cimientos mismos de la república. Un demagogo que con una retórica incendiaria vino a convulsionar los ánimos de los electores. Los lanzó contra la clase política y los inmigrantes. No convocó a la razón, sino a las pasiones, los miedos y los odios. Las instituciones y las leyes de ese país están a prueba. Por eso, hay que tomar en cuenta la advertencia hecha por Alexander Hamilton en la Primera Carta de El Federalista: “La historia nos enseña que…los hombres que han derrocado las libertades de las repúblicas empezaron sus carreras cortejando servilmente al pueblo: se iniciaron como demagogos y acabaron en tiranos.” (FCE, México, 1982, pp. 4-5).

En el plano internacional el populismo anti-democrático está en ascenso (Hungría, Polonia y Turquía). Luego entonces, no es casualidad que Trump les esté dando la espalda a los socios y aliados de Estados Unidos y les extienda la mano a los tradicionales enemigos como Rusia, una autocracia populista.

Twitter: @jfsantillan

Mail: jfsantillan@itesm.mx  

Imprimir

Comentarios