Ciudad

“Vencí estereotipos”; Ana conduce de noche una barredora mecánica

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Ana María recorrió en tan sólo un año más de 14 mil kilómetros en la Ciudad de México limpiando calles a bordo de una de las 26 barredoras mecánicas del gobierno capitalino.

Ésta es la distancia, ida y vuelta, que se tendrían que recorrer si se fuera de la capital del país a La Patagonia en América del Sur.

Tan sólo del primero de enero del 2016 a diciembre del mismo año se recorrieron 365 mil 420 kilómetros de vías primarias.  

Cuando la mayoría de la gente va de salida de sus trabajos o incluso otros ya se encuentran descansando en casa, Ana María apenas comienza con su jornada laboral.

Desde las 20:00 horas comienza a recorrer las avenidas principales de la Ciudad de México; para las 05:00 de la mañana, cuando termina su turno, tuvo que haber recorrido cerca de 60 kilómetros.

En este tiempo, al término de la jornada, las barredoras habrán recogido aproximadamente 25 tambos de basura.

A cada uno de éstos les caben 200 kilos de basura comprimida, por lo que luego de ocho horas de barrido continuo se habrán recabado cerca de 5 toneladas de desechos.

Y así, una vez que la conductora y su asistente están a bordo de la maquinaria, comienza el trabajo.

“Una mujer también puede conducir un camión así como un hombre puede cocinar. A mí no me da miedo lo desconocido, a mí me gusta mucho manejar. Me gustan las máquinas, me he ganado el respeto de mis compañeros, antes había competencia, ahora ya hay mucho compañerismo”, comentó mientras recorría Avenida de la Paz, en la delegación Álvaro Obregón.

Ana María, de 36 años de edad, tuvo que invertir cerca de seis meses en capacitación para poder trabajar en una barredora y aunque ya sabe manejarla a la perfección el aprendizaje nunca acaba, pues cada que la administración local adquiere nuevas máquinas deben aprender cómo utilizarlas.

“Me costó trabajo lidiar con los estereotipos, pero vencimos las barreras y seguimos aprendiendo. Fue difícil pero seguiré aquí, con mi gente, trabajando en lo que me apasiona y haciendo las cosas bien”, dijo la mujer enfundada en su traje color azul marino con el logo de la administración central.

Su acompañante, otra mujer de no más de 25 años, es la encargada de quitar los deshechos de gran tamaño que la barredora no es capaz de succionar.

Ana María sabe que laborar de noche es peligroso, sin embargo, asegura que no cambiaría su trabajo por nada del mundo.

Las brigadas de barrido mecánico están conformadas por mujeres, así es, el sector femenino tiene la tarea de dejar completamente limpias las vías primarias de la capital.

Para realizar dicha labor lo único que se necesita es un camión especial que se encarga de barrer y aspirar la basura que se encuentra en el arroyo vehicular.

Los camiones cuentan con un sistema de riego para mojar el pavimento, esto con el fin de evitar que el polvo se esparza por toda la calle.

También cuenta con tres cepillos, uno que se encuentra justo debajo del camión y los otros dos a los laterales de la unidad, éstos van juntando la basura para después sea succionada por el sistema de aspirado.

El sistema general de barrido es hidráulico, esto quiere decir que funciona con motores que son accionados por medio de la presión de aceite.

Este tipo de limpia se realiza sólo en las noches debido a las dimensiones del camión y la velocidad a la que va, entre 15 y 17 kilómetros por hora, pues de ser utilizados en horas hábiles entorpecería la circulación de vehículos.

“Su trabajo es nocturno debido a la velocidad a la que van pues es muy baja. Debe ser así para que hagan la limpia de manera eficiente”, explicó Antonio Montejo, coordinador del sistema de barredoras.

Cada una de estas unidades es seguida por un vehículo de menor tamaño, que supervisa las actividades de las barredoras y se mantiene cerca, por si se llegara a presentar algún problema con la maquinaria.

La Dirección General de Servicios Urbanos cuenta con 26 barredoras, de cuatro diferentes modelos, con las que a diario se recorren cerca de mil 560 kilómetros de la Red Vial Primaria.

Existe un modelo específico para vialidades con carriles confinados como los del Metrobús, ciclo vías y Trolebús, así como para parques y puestos colocados en la calle, pues éstas cuentan con aditamentos especiales para poder hacer la limpia adecuadamente.

“Lo que diferencia a estos camiones es el número de cepillos que tienen y su tamaño; sin embargo, la función sigue siendo exactamente la misma, aunque el barrido se hace de forma diferente”, señaló Montejo.

Imprimir