Nacional

Por arma de fuego, 7 de cada 10 muertes de adolescentes de 15 a 17 años

Siete de cada 10 homicidios de adolescentes de entre 15 y 17 años son por arma de fuego, revelaron la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) en el informe especial “Adolescentes: Vulnerabilidad y Violencia”.

Ambas instituciones citaron las estadísticas de mortalidad del INEGI, que contabilizan 10 mil  876 niños, niñas y adolescentes asesinados entre 2004 y 2013.

La mitad de ellos eran hombres de entre 15 y 17 años y otro 10 por ciento eran mujeres de la misma edad.

Estos números, lamentó la Antropóloga del CIESAS, Elena Azaola Garrido, quien elaboró el estudio, dejan en claro la presencia de una gran cantidad de armas pequeñas y ligeras en el país.

“Las muertes de las mujeres adolescentes no se relacionan sólo con la actividad de grupos de narcotraficantes, sino también con otros delitos como la violencia de género y la trata de personas”, precisó.

Azaola Garrido añadió que otro estudio, éste de la asociación civil internacional Save the Children, denominado “Las y los adolescentes que México ha olvidado”, señaló que el 8 por ciento de los homicidios que se cometen en el país tienen como víctimas a los jóvenes de 15 a 19 años.

Según el documento, comentó la experta del CIESAS, el promedio anual de muertes por homicidio en adolescentes de dicho rango de edad es de 871 en el periodo 2001-2006; mil 743 entre 2007 y 2012; y mil 407 de 2013 a 2015.

“El mismo informe señala que, durante el periodo 2013- 2015, los adolescentes víctimas de homicidio fueron 84 por ciento hombres y 16 por ciento mujeres”, indicó.

En la presentación esta semana del informe “Adolescentes: Vulnerabilidad y Violencia”, Elena Azaola dio a conocer que el 35 por ciento de los jóvenes encuestados, que cometieron delitos graves y que cumplen una sentencia, manifestó haber pertenecido a un grupo del crimen organizado donde  a su corta edad llegaron a ocupar cargos de mando, como jefes de halcones o tienderos.

Afirmó que muchos de los adolescentes, que dijeron haber pertenecido a la delincuencia organizada, confesaron que fueron entrenados por ex militares y ex policías.

“Los chicos y chicas involucrados en el crimen organizado llegaron a ocupar todo tipo de cargos y además dieron detalles de cómo ascendían, cómo cambiaban de una posición a otra y explicaron qué hace un halcón, un tiendero, un estaca, un central y qué pruebas les piden y cuándo podían salir del grupo y cuándo ya no”, comentó.

Y resaltó: “Incluso había chicos que dijeron que desde los 16 y 17 años llegaron a tener mando con personas a su cargo en la organización”.

Imprimir