La difícil temporada de los Patriotas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

La difícil temporada de los Patriotas

Un buen asesor financiero podría darnos la razón de inmediato. Nueva Inglaterra ha sido un gran dominador de la Conferencia Americana y ha llegado con facilidad al Juego de Campeonato por sexto año consecutivo, sin embargo, atrás de la sonriente cara de los números, Bill Bellichick parece haber pasado por muchos más exámenes de oposición de lo que pudiera parecer para llegar a esta instancia con su equipo.

Los Patriotas llegan con una defensa que podría asustar, apenas 15.8 puntos admitidos por partido, y una ofensiva que al anotar 27.6 puntos por juego, fue la tercera mejor de la NFL y la segunda de los cuatro equipos que sobreviven para este fin de semana.

Al ver el récord de 15-2 hasta el momento, uno puede asumir que sin duda son los grandes favoritos ante los Acereros de Pittsburgh, casi como fueron de favoritos en cada partido de la campaña, aun con la ausencia de Tom Brady en el primer cuarto de la misma.

Sin embargo, la serie de circunstancias complicadas que enfrentó Bill Bellichick para tener un equipo competitivo se refleja desde antes de que empezara el año.

¿Qué tal que su mejor liniero defensivo le llama en la línea telefónica desde Arizona con el torso desnudo en una estación de policía? ¿Y que el ala defensiva más confiable Rob Ninkovich que tiene ha dado positivo en un examen antidoping y se quedará fuera cuatro juegos de la temporada regular?

Todavía, unos días antes de que empezara la temporada, Bellichick recibió la noticia de que la apelación de Tom Brady había sido rechazada por el “Deflagate” en una Corte Federal y que no podría jugar cuatro partidos de acuerdo con la sanción de la NFL.

Pero para Bill Bellichick parece que cada crisis en una nueva oportunidad. Y esta oportunidad llegó con la noticia de que tenía no uno, sino dos quarterbacks de reemplazo a la altura de una franquicia como Nueva Inglaterra donde nada se hace a medias. Jimmy Garopolo y Jacoby Brisset se encargaron de correr una ofensiva que al término de la suspensión de Brady no sólo no tenía números negativos, sino que era líder divisional con marca de 3-1.

Así que Brady regresó, Ninkovich también, Brady ganó como siempre lo hace y entonces vino el boom que tiene una vez más a Nueva Inglaterra en el juego de campeonato, a un paso de ir al Superbowl por novena ocasión. Más que nadie en la historia.

Que Rob Gronkowski no esté en el terreno de juego sería mortal por necesidad para cualquier otro equipo, pero en uno donde el sistema prevalece, como ha prevalecido Patriotas, no es causa de preocupación permanente.

Bellichick tuvo también que tomar decisiones como mandar a Cleveland a Jamie Collins para evitar problemas en el vestidor, luego sentó a su mejor “pass rusher” Jabaal Sheard y terminó siempre su discurso en el vestidor diciendo a quienes debían escucharlo, “DO YOUR JOB…”

Así que a pesar de haber jugado sin dos de sus estrellas en 12 de 17 juegos, Brady o Gronkowski, Nueva Inglaterra no dejó nunca de ser favorito como siempre. Por eso Bellichick está a sólo un triunfo de un histórico séptimo Superbowl.

Han sido cuatro victorias en el juego de campeonato de la NFL, al menos 10 triunfos en 14 temporadas consecutivas, 14 títulos divisionales en 16 años, incluyendo ocho de manera consecutiva. Pero…  ¿Ha sido fácil?... No… Menos este año.

Imprimir