Ciudad

Sin incidentes, segundo día de operativo Mochila Segura

Policías vigilan más de 8 mil escuelas.

El secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, Hiram Almeida, supervisó por segundo día consecutivo, el programa Mochila Segura, esta vez en una secundaria de la colonia Narvarte. Durante el operativo no se hallaron armas ni objetos aptos para agredir.

Ayer, la revisión se llevó a cabo en 8 mil 278 escuelas públicas y privadas, desde jardines de niños hasta nivel superior.

Hiram Almeida pidió a los padres de familia estrechar vínculos con los hijos para evitar actos violentos, como el que ocurrió el pasado 18 de enero en Monterrey, Nuevo León, en el que un joven de 15 años disparó a sus compañeros de escuela y a su maestra.

“Ustedes son parte importante de la sociedad y el futuro generacional, pero hay que reconocer que puede haber riesgos e influencias, por eso tenemos que estar de manera cercana con ustedes para generarles confianza”, mencionó.

Durante el operativo, que se realizó a las 7 de la mañana, previo a que los estudiantes ingresaran a las aulas, padres de familia se acercaron con el secretario de Seguridad para pedirle que este tipo de operativos sean continuos.

“Queremos prevenir riesgos, que no existan objetos que generen actos violentos y que con la aplicación Mi Policía En Mi Escuela estén más cercanos a la Policía en una situación de peligro”, comentó Almeida.

La Secretaría de Seguridad Pública continuará en las próximas semanas con este operativo, el cual se lleva a cabo de manera aleatoria.

Apenas el pasado martes, un día antes del ataque en Monterrey, en una secundaria de Azcapotzalco se halló un arma deportiva a un estudiante.

 La directora de la secundaria refirió que aquél martes, alrededor de las 10:00 horas, una de las profesoras le informó que un estudiante de segundo grado, de 13 años de edad, fue sorprendido con el artefacto.

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX)informó que, según los protocolos que se aplican en el plantel, se le retiró el arma y se llamó a la madre del menor para informarle sobre lo ocurrido.

Además se inició un acta de incidencia que se remitió a las autoridades de la Secretaría de Educación Pública (SEP), y se aplicó el marco normativo de convivencia escolar.

 

Imprimir