La nueva realidad - Manuel Gómez Granados | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
La nueva realidad | La Crónica de Hoy

La nueva realidad

Manuel Gómez Granados

El mundo entró la semana pasada en una etapa muy desalentadora. En Londres, la señora Theresa May pronunció un infumable discurso plagado de contradicciones en el que el Partido Conservador abjuró de sus principios y lo redujo a ser administrador de una dolorosa eutanasia. En Washington, DC, algo similar ocurrió con los principios del antiguo Partido Republicano de Dwight D. Eisenhower, Ronald Reagan y George Bush Sr, en el momento en que Donald Trump se convirtió en presidente del que —hasta ahora— ha sido nuestro principal socio comercial.
Es difícil saber qué ocurrirá en esta nueva realidad, pero algo está muy claro: el gobierno de México no cuenta con mínimos de respaldo popular o legitimidad para enfrentar la crisis. Más bien al contrario: a las bufonadas de Trump y las contradicciones de May debemos agregar las pésimas calificaciones dadas a Enrique Peña, además del enojo manifiesto tanto contra la corrupción y el conflicto de interés, como con las soluciones de mercado a los problemas sociales. Basta ver la manera cómo el gobernador de Baja California debió echar para atrás la privatización del agua. Miles se movilizaron en Baja California y lograron hacer que el gobierno entrara en razón.
Algo similar se gesta a escala nacional con los precios de la energía, a pesar de que todavía estamos lejos de haber visto el final de esa película, pues a los aumentos de diciembre, habrá que agregar los que decida el gobierno en febrero. La repulsa no se limita a Pemex o la Comisión Federal de Electricidad,  también están las oficinas del Servicio de Administración Tributaria, que de manera cada vez más frecuente se convierten en el blanco de la ira de muchas personas,  hartas de las injusticias que, en nombre de la salud financiera del país, se cometen.
Las redes sociales, ese distorsionado espejo en el que, a pesar de los pesares, conviene asomarse de vez en cuando, no sólo han hecho cera y pabilo de diputadas federales que, con salarios de más de 150 mil pesos mensuales dicen que “no les alcanza”, también de senadores que, con salarios similares, amenazan con “dedicarse a robar” si les bajan el sueldo. Y no es sólo el gobierno federal. Hay municipios de Chiapas, como Ocosingo, en los que casi 60 por ciento de la población (más de 144 mil almas) vive en situación de pobreza extrema, (http://bit.ly/ConevalChiapas2012 ). A pesar de ello, el alcalde de ese municipio cobra más de 108 mil pesos al mes como salario, además de otros ingresos, como aguinaldos y ayudas de transporte. Gracias a ese sueldo, el alcalde de Ocosingo cobra casi 60 mil dólares al año, con un tipo de cambio de 20 pesos por dólar (86 mil dólares con un tipo de cambio de 15 pesos por dólar). Así, el alcalde de Ocosingo gana 18 mil dólares más al año que el de Tucson, Arizona, y tres mil dólares menos que el de Sacramento, California, a pesar de la fuerte depreciación del peso en los últimos meses.
Seamos honestos. Trump es terrible para México y no parece existir un plan para enfrentarlo. Es lo peor que pudo habernos pasado desde el A H1N1, pero no es la única ni la principal causa de nuestros problemas. El dispendio, la corrupción, el nepotismo, la impunidad, el abuso y la arrogancia de nuestros políticos nos lastiman mucho más, pues nos debilitan, nos hacen incapaces de enfrentar las amenazas externas, y hacen poco creíble cualquier esfuerzo del gobierno para enfrentar los problemas. Necesitamos un nuevo modelo de desarrollo y lo necesitamos pronto.


manuelggranados@gmail.com

Imprimir

Comentarios