ALDF: De la propuesta a la austeridad concreta

Leonel Luna

Enfrentar la situación política y social que prevalece en el país a causa de las erróneas decisiones económicas y fiscales adoptadas por el gobierno federal es una responsabilidad que nos atañe a todos, pero que demanda acciones firmes y específicas de racionalidad y austeridad.
Los lamentables acontecimientos y enconos sociales generalizados en nuestro país son solo la punta del iceberg de un debate mucho más amplio y profundo sobre aquellos cambios estructurales e impostergables que demandan nuevos tiempos, hay enojo ciudadano y no podemos ser indiferentes.
Los tiempos actuales exigen un cambio de paradigma en la forma de hacer política y un alto total a cualquier intención de impunidad, corrupción y despilfarro de los recursos públicos, sobre todo cuando hay problemas económicos por variables externas o malas decisiones gubernamentales, como lo fue el gasolinazo.
Ante esta nueva realidad, los tres poderes que integramos la CDMX, el Gobierno de la Ciudad de México, el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal y la Asamblea Legislativa, asumimos nuestro compromiso y vocación de servicio.
Por ello, de manera conjunta y coordinada, el pasado jueves 19 de enero anunciamos las medidas de racionalidad y austeridad económica que se pondrán en marcha de forma inmediata para apoyar la economía de los capitalinos en este 2017.
En este sentido, con el apoyo de todos y cada uno de los grupos parlamentarios que integramos la Asamblea Legislativa, se impulsó el plan de austeridad con el cual se canalizará un ahorro de 150 millones de pesos, para fortalecer los programas sociales de la CDMX.
Ello implica racionalizar bienes y servicios que van desde la potencialización del uso de la tecnología de las comunicaciones con las cuales ya cuenta la Asamblea Legislativa, así como acciones tales como la eliminación del pago de telefonía celular para los diputados locales y para el personal de áreas administrativas; la cancelación de vales de gasolina, así como los viáticos para viajes al extranjero y nacionales.
De tal forma que los diputados locales acordamos que en caso de requerirse, cada uno de nosotros costeará sus propias salidas. No habrá bonos de productividad semestral, ni vales de despensa para mandos medios y superiores; se congelan las plazas de estructura vacantes y se llevarán a cabo acciones para ahorrar hasta un 25% en el consumo de energía eléctrica y agua potable en la ALDF.
También se restringirá el gasto en un 50% para congresos y convenciones.
Asimismo, someteremos a revisión los programas que se realizan en la Asamblea Legislativa para desaparecer los que no son prioritarios y continuaremos adelante con esta actitud y acciones.

Imprimir

Comentarios