Mundo

Netanyahu expandirá asentamientos ilegales, tras hablar con el nuevo presidente de EU

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, informó ayer de que levantará las restricciones para construir en las colonias de la zona palestina ocupada de Jerusalén Este, que llegó a ser uno de mayores puntos de fricción con la anterior administración de Barack Obama.
Las presiones de Obama llevaron a Netanyahu a suspender planes urbanísticos en esos asentamientos. La última vez fue en diciembre, cuando dio orden de retirar la aprobación de cientos de apartamentos en Jerusalén Este, poco después de que la ONU sacase adelante —con la vital abstención de Estados Unidos— la resolución 2334, que pide el cese “inmediato” y “completo” de la colonización.
Netanyahu pidió su aplazamiento, considerados ilegales por la comunidad internacional, hasta reunirse con el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
La “amenaza” iraní. Sobre la conversación que mantuvieron los dos mandatarios, Trump y Netanyahu coincidieron en señalar las “amenazas planteadas por Irán”.
Durante la conversación, Trump afirmó su “compromiso sin precedentes con la seguridad de Israel”, su disposición de trasladar la embajada de EU de Tel Aviv a Jerusalén y la confirmación de que el mandatario derechista israelí visitará la Casa Blanca “a comienzos de febrero”.
Además, Trump enfatizó que “la paz entre Israel y los palestinos solo puede negociarse directamente entre las dos partes, y que Estados Unidos trabajará estrechamente con Israel para avanzar hacia esa meta”.
El Gobierno israelí espera mejorar sus relaciones con EU después de ocho años de altibajos por las críticas del ex presidente Obama a la colonización judía del territorio ocupado de Cisjordania y Jerusalén Este, y el acercamiento con Irán con la aprobación del pacto nuclear en 2015.

Imprimir