El cambio somos todos - Rosa Gómez Tovar | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
El cambio somos todos | La Crónica de Hoy

El cambio somos todos

Rosa Gómez Tovar

Esta semana nos enteramos de un caso, tal vez la más indignante de todas las fechorías en la administración de Javier Duarte. Al parecer las quimioterapias de niños en tratamiento por cáncer no eran en realidad quimioterapias, sino un componente inerte o agua destilada. La denuncia pública vino del ahora gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, ya que en su administración comenzaron una investigación.
Es una vergüenza que aún no hayan encontrado al ex gobernador, pero debemos reflexionar, para que este sujeto haya sido capaz de robar, estafar y enriquecerse durante los seis años de su mandato, necesariamente fue bajo la protección o cooperación de un número considerable de personas.
La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) año con año otorga un apoyo para la productividad y adopción de tecnología, así como de apoyo al cuidado y mejoramiento de los recursos naturales de áreas ganaderas que por sus siglas se denomina Progan. Consiste en un apoyo monetario a productores. En 2016, en algunas zonas de Veracruz no se recibió dicho apoyo que normalmente se depositaba a mediados de año. Cuando un productor se acercó a preguntar por el apoyo en diciembre, le informaron que sí había sido solicitado y entregado. Es decir, alguien solicitó el subsidio y fue depositado a alguna cuenta, sin embargo, no fue recibido por el productor.
Entonces, si la Sagarpa es quien entrega los recursos del Progan y otras tantas personas revisan las licitaciones de medicamentos  en todo el estado, entonces ¿el gobierno federal en realidad no estaba enterado de los desfalcos?, ¿los altos mandos de la Secretaría de Salud de Veracruz no sabían nada de los medicamentos falsos? y ¿los únicos enterados en serio únicamente eran del grupo cercano a Duarte?
Para una operación de robo y estafa tan extendida temporalmente y en toda una entidad, un grupo más grande de personas tuvo que verse beneficiada o estar enterada y haber volteado la mirada.
A propósito de la toma de protesta de Trump como presidente de los Estados Unidos y las alentadoras muestras de resistencia a las políticas discriminatorias de este nuevo mandatario con las marchas encabezadas por mujeres en todo el país vecino y otros lugares en todo el mundo, me pregunto: ¿Es coherente seguir pensando que un presidente o gobernador puede definir el rumbo (exitoso o desastroso) de una sociedad?
 Algo nos hace falta para detener como sociedad a los malos gobiernos y malos manejos de recursos públicos. Si queremos que la situación de México cambie, me queda claro que la transformación no vendrá de la actual administración de Peña Nieto y probablemente tampoco de Yunes Linares, quien se beneficia políticamente de todo lo malo que hizo Duarte.
Manifestarse pacíficamente en contra del gasolinazo es una opción, pero también, preguntar qué se hace con el dinero de nuestros impuestos, discutir en foros y presentar propuestas sobre cómo se vive en un municipio o delegación.
Ante actos de corrupción, denunciar, podría ser que ese acto de denuncia salvara la vida de niños enfermos o evitara que un ex gobernador que robó miles de millones siga libre.


rosagomeztovar@outlook.com

Imprimir

Comentarios