El “dinero sucio” está manchado de sangre, advierte el Papa | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

El “dinero sucio” está manchado de sangre, advierte el Papa

El Papa advirtió hoy que el dinero producto de los negocios “sucios” está manchado con sangre e imploró a Dios que toque el corazón de los mafiosos para que “se conviertan y cambien de vida”.

Al recibir en audiencia a miembros de la Dirección Nacional Antimafia y Antiterrorismo de Italia, en la Sala del Consistorio del Palacio Apostólico Vaticano, fustigó los “deplorables proyectos” de las principales organizaciones criminales de ese país: la mafia, la camorra y la ‘ndrangheta.

“El fenómeno mafioso, como expresión de una cultura de la muerte, se debe hostilizar y combatir. Se opone radicalmente a la fe y al evangelio, que siempre están por la vida. Los que siguen a Cristo tienen pensamientos de paz, de fraternidad, de justicia, de acogida y de perdón”, precisó.

Advirtió que la sociedad necesita ser curada de la corrupción, de las extorsiones, del tráfico ilícito de los estupefacientes y de las armas, de la trata de seres humanos, entre los cuales destacan muchos niños reducidos a la esclavitud.

Calificó a esos flagelos como “auténticas plagas sociales” y, al mismo tiempo, desafíos globales que la colectividad internacional está llamada a afrontar con determinación”.

Urgió a dedicar todos los esfuerzos posibles en el combate a la trata de personas y al contrabando de los migrantes, delitos que calificó de “gravísimos” porque golpean a los más débiles entre los débiles.

Al respecto, instó incrementar las actividades de cuidado de las víctimas, proveyendo asistencia legal y social a quienes van en busca de paz y de futuro.

“Cuantos huyen de los propios países a causa de la guerra, de las violencias y de las persecuciones tienen derecho de encontrar adecuada acogida e idónea protección en los países que se definen civiles”, defendió.

“Pido a Dios tocar el corazón de los hombres y de las mujeres de las diversas mafias para que se detengan, dejen de hacer el mal, se conviertan y cambien de vida. El dinero de los negocios sucios y los delitos mafiosos es dinero ensangrentado y produce poder inicuo. Y sabemos que el diablo entra por los bolsillos: está ahí la primera corrupción”, añadió.

Imprimir