Estados

Buscan a empresas para auditar al gobierno de Hidalgo

La Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental seleccionará este año a las empresas que apoyarán en procesos de auditorías gubernamentales, informó su titular, Citlali Jaramillo Ramírez.
La elección de estas empresas, que participarán durante la actual administración, se realizará con base en los lineamientos de la función pública.
Por ello se conformará una comisión integradora que será la encargada de la toma de decisiones y que tome en cuenta la Ley de Adquisiciones.
Para realizar auditorías serán considerados quienes tengan la facultad de contadores certificados, quienes acrediten y califiquen como contador gubernamental. Asimismo, adelantó que deben pertenecer al Colegio de Contadores de Hidalgo, tener trayectoria y ética intachable.
Recordó que a finales de 2016, integrantes del Colegio de Contadores solicitaron una audiencia y manifestaron su postura de enojo y molestia porque se les quitó el trabajo para hacerlo llegar a familiares cercanos e incluso funcionarios que ponían sus propios despachos.
En este sentido cabe mencionar que los integrantes del Colegio de Contadores realizaron señalamientos sobre un posible acto de “conflicto de intereses” en el otorgamiento de auditorías externas para el ejercicio 2016, por parte de la Secretaría de la Contraloría.
Con estas acciones se benefició presuntamente a Concepción Sánchez Nieto, esposa del subsecretario de Finanzas, Marco Antonio Cajiga Elías, y existe la presunción de que Pablo Pérez, exfuncionario de Finanzas en SEPH, puso su propio despacho para que le otorgaran esa labor.
Ante esta situación, Jaramillo aseveró que se aplicarán los lineamientos y sólo serán tomados en cuenta quienes califiquen y acrediten la certificación, quienes realicen las diferentes auditorías, pues el mencionado colegio acusó que fueron relegados para hacer auditorías externas de dependencias gubernamentales.
Además, en su momento, integrantes de este grupo colegiado afirmaron que las firmas que fueron elegidas para estos trabajos no son colegiadas ni certificadas, por ende no tenían la capacidad para llevar a cabo esas auditorías, además de que no actuaron con independencia mental y el profesionalismo que debió existir.
Anualmente se realizan en promedio 67 auditorías, que asigna la Contraloría, por lo cual quienes las realicen deben estar totalmente certificados y capacitados para dicho trabajo.

Imprimir