Academia

Investigan las causas que provocan la recaída en la adicción a las drogas

Investigadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes presentaron los avances de su trabajo y señalan que el regreso de personas rehabilitadas al consumo sería por su impulsividad

Investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA) investigan la manera como la conducta impulsiva influye en las recaídas, también llamadas “inconsistencia temporal”, de personas que tuvieron adicciones y ya habían sido rehabilitadas. El equipo estudia también cómo el control de la impulsividad facilita la consistencia o apego a la abstinencia a lo largo del tiempo.

Los avances del proyecto fueron presentados en la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) durante el más reciente encuentro de los miembros del programa Cátedras Conacyt, que fue puesto en marcha por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología en 2013 para la incorporación de científicos jóvenes a las universidades e institutos de todo el país.

En entrevista con Crónica, desde Aguascalientes, el doctor Hugo Eduardo Reyes Huerta, responsable de esta línea de investigación, explicó que cuando usan el concepto “inconsistencia temporal”, se refieren a cambios de actitudes y conductas hacia las drogas que se presentan en los pacientes con el paso del tiempo.

“Actualmente, mucha de la investigación que se hace sobre el consumo de sustancias adictivas ha mostrado que hay distintos tratamientos efectivos para que las personas dejen de consumirlas; sin embargo, un problema que se sigue presentando son las recaídas o el regreso al consumo”, detalló el psicólogo egresado de la Universidad de Guadalajara, con maestría y doctorado en Ciencias de la Conducta, de la misma casa de estudios.

“El concepto de inconsistencia temporal tiene que ver con que las personas prefieren cosas distintas en función de qué tan cercanas o lejanas están de ellos. Después de un tratamiento, las personas suelen considerar a la abstinencia como algo muy valioso, pero cuando pasa el tiempo y se llega a presentar la oportunidad de consumir alguna sustancia nuevamente, existen casos en los que las personas cambian su preferencia para volver a consumir. Este cambio en las preferencias es lo que llamamos inconsistencia temporal y parece estar relacionado con que las personas son impulsivas”, añadió.

El proyecto de investigación mexicano busca identificar variables o factores que pueden reducir la impulsividad y, de esa manera, reducir la inconsistencia temporal. El conocimiento científico que se generará puede ayudar a diseñar nuevos tipos de intervención para personas con recaídas en comportamiento adictivo.

Una de las preguntas que interesa a los expertos en comportamiento adictivo es saber si la impulsividad y la inconsistencia temporal son rasgos estables que se presentarán a lo largo de la vida, o rasgos momentáneos que sólo se presentan asociados a situaciones específicas.

MODELO EXPERIMENTAL. Para la colecta de datos, se están diseñando diferentes experimentos, con apoyo de programas de cómputo que serán usados por voluntarios.

“Tenemos tareas programadas por computadora y estas tareas nos permiten medir el grado de impulsividad y la medida en que las personas revierten su preferencia. Hasta ahora hemos usado situaciones hipotéticas, pero con el avance del proyecto se evaluará en situaciones reales y directamente con distintas poblaciones que tienen problema con el abuso de distintas sustancias”, explicó el doctor Reyes Huerta.

Analizar la conducta humana es un reto científico porque la psicología todavía trabaja en la construcción de procedimientos rigurosos de investigación. Justamente en áreas como el estudio de comportamientos adictivos o el estudio de la impulsividad se trabaja con procedimientos que se derivan de la psicofísica, se exige un rigor metodológico y se busca que los resultados sean replicables. Los estudios se inician con trabajo de laboratorio, donde se tiene el mayor control experimental posible, y conforme se prueban los procedimientos y medidas se avanza hacia el ámbito aplicado o conducta en la vida cotidiana.

“Para México estos estudios pueden ser de gran utilidad porque actualmente hay muchos tratamiento de adicciones que no tienen un conocimiento sustentado y validado empíricamente. Nosotros buscamos conocimiento validado que permita mejorar las intervenciones con las que se atiende este problema. Una reflexión que hay que subrayar es que hay mucha investigación científica que se está haciendo en México y es necesario que las personas tengan apertura a este tipo de trabajo para integrarlo a la solución de los problemas del país”, concluyó el doctor Hugo Reyes.

Imprimir