Atlanta: Del anonimato al Superbowl | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Atlanta: Del anonimato al Superbowl

Los Halcones fueron subestimados toda la temporada a pesar de ser la más sobresaliente ofensiva de la NFL. El turno es ahora para Bill Bellichick para tratar de frenar a Matt Ryan y su explosivo equipo

Atlanta: Del anonimato al Superbowl | La Crónica de Hoy

Nadie dejó de sorprenderse toda la temporada del potencial ofensivo de los ahora campeones de la Conferencia Nacional, los Halcones de Atlanta, quienes llegan apenas al segundo Superbowl de su historia, y a pesar de ser consistentemente el equipo más explosivo de la NFL, parecieran estar a prueba de forma permanente.

Simplemente, durante las últimas dos semanas, mientras desmantelaban a los Halcones Marinos de Seattle y luego a los Empacadores de Green Bay, los titulares de los periódicos y la cobertura en general, dedicó más y más espacio a estos dos equipos que a los Halcones, quienes regalaron al Domo de Georgia que será demolido próximamente, como regalo de despedida, una de las más implacables victorias de que se tenga memoria en la reciente historia de la fusión de la NFL, o sea, la Era del Superbowl.

Y es que los números que tanto cuentan y son tan válidos en esta liga, reflejan que Atlanta consiguió el séptimo mayor número de puntos en la temporada regular de cualquier equipo de la historia, Matt Ryan es sin duda el más grande candidato a obtener el título de Jugador Más Valioso de la NFL en esta campaña, pero todo mundo esperábamos que fuera Aaron Rodgers quien brillara en el juego del domingo y entrara a la historia buscando su segundo anillo del Superbowl.

A cambio de eso, y sólo por citar lo que aconteció en el juego ante Green Bay, el mundo del futbol americano presenció durante más de 3 horas la implacable ofensiva de Matt Ryan sumando puntos y puntos hasta llegar a 44, humillando a los hasta entonces respetados Empacadores, (esta temporada en particular), quienes habían sobrevivido a uno de los partidos más dramáticos de la historia ante los Vaqueros de Dallas una semana antes.

Y es que la defensiva de los Empacadores realmente no tuvo ninguna posibilidad ante la versatilidad, potencia y juventud de los Halcones. Lo mismo Julio Jones que Mohamed Sanu estuvieron siempre listos para superar a sus adversarios mientras que Devonta Freeman continuaba con su impresionante temporada terrestre.

El trabajo realizado por el coordinador ofensivo del equipo, Kyle Shanahan fue impecable, no por nada se supone que será el próximo entrenador en jefe de los 49´s, pero mientras tanto, ha ocupado de manera magistral el talento de jugadores deseosos de dejar de ser invisibles. Aunque no lo hayan sido ciertamente.

Quizá la ofensiva de Atlanta y el equipo completo no estén básicamente buscando reconocimiento, este vendrá si derrotan a los Patriotas en el Superbowl dentro de dos semanas, más bien están buscando respeto, algo que Bill Bellichick consiguió aquel 2 de febrero del 2002 cuando detuvo al “Espectáculo Aéreo Más Grande sobre el Terreno de Juego” como era denominada la ofensiva de los Rams.

Seguramente Bellichick sabe de qué se trata, porque después de haber sido llamado “aspirante a genio” tras la victoria de un equipo que no tenía nada de estelar en el Superbowl, quince años después sigue sumando y llega a su séptimo juego de campeonato de la NFL, aunque para consumar su quinta victoria, deberá frenar a un equipo que quizá sea señalado hoy el más complicado ofensor de la NFL.

Durante la campaña regular, Ryan conectó pases de anotación con 13 diferentes receptores. Sus corredores sumaron 20 touchdowns, lo que irremediablemente nos remite de nuevo a los Rams y su poderosa y dinámica ofensiva, que, de alguna forma, pudo neutralizar Bellichick.

Atlanta evolucionó de ser un equipo que centraba su ataque en Julio Jones, la muestra queda en el hecho de que en los siete partidos en que el receptor abierto de los Halcones fue detenido en menos de 60 yardas o que estuvo lesionado, Atlanta se fue de 7-0 con más de 35 puntos anotados en promedio.

Así que el trabajo del entrenador en jefe de los Patriotas será mucho más complicado que neutralizar a Jones como lo hizo con Antonio Brown el domingo pasado. Y de alguna forma, pensar que si detiene a Devonta Freeman las cosas serán más sencillas, tampoco sería la solución por el potencial y la diversidad de jugadores que pueden recibir un pase de Ryan. Presionar a Matt sonaría lógico, pero poner una carga excesiva para quitarle tiempo a un jugador tan versátil y con tanta movilidad, también dejaría vulnerable a la secundaria de Nueva Inglaterra con la posibilidad de que los envíos sean a los jugadores del backfield.

Así que sin importar de quién sea la defensiva que enfrentarán, los Halcones seguramente harán muchos puntos, Atlanta ha pasado muchas pruebas hasta ahora y lo ha hecho de manera sobresaliente. Lo único que le falta a este equipo, es el respeto al que se han hecho acreedores, lo sabe Brady, lo sabe Bellichick y los Pats en general, pero parece ser que ha llegado la hora de que dejen el anonimato, puede que no lleguen como favoritos al Superbowl, pero no será la primera vez que hayan sido subestimados esta campaña y ya conocemos la historia.

Imprimir