¿Cuánto gastan nuestros pobres en comer y viajar? - Leopoldo Mendívil | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
¿Cuánto gastan nuestros pobres en comer y viajar? | La Crónica de Hoy

¿Cuánto gastan nuestros pobres en comer y viajar?

Leopoldo Mendívil

MTRO. ILDEFONSO GUAJARDO,

SECRETARIO DE ECONOMÍA:

 

+Quien ha luchado contra la pobreza,

sabe lo caro que resulta ser pobre.

James Baldwin

Es un buen tema, secretario Guajardo, el que titula esta entrega y enaltece el poder de compra de nuestros pobres, como para llevarlo en su cartera y conversarlo hoy y mañana con sus colegas en Washington. Se lo cuento en pocas palabras:

2017 no será tan malo para México si sus pobres se gastarán más de 18  mil 768 millones de pesos comiendo y viajando…

…Porque la pobreza mexicana, usted lo sabe,  está muy vinculada al arte culinario y a la emoción de las distancias.

Esto lo ha documentado el economista politécnico Genaro Aguilar, quien recientemente descubrió que los aumentos en curso a los precios de los carburantes petroleros significarán una inversión de la cifra ya consignada líneas arriba, para comer y para viajar.

Según el doctor Aguilar, los hogares pobres mexicanos “tienen una estructura de consumo altamente dependiente de gastos en transporte y alimentos”. La verdad mexicana en este sentido es contraria a la de otros países donde los más pobres consumen menos gasolina que los más ricos. Aquí el gasto en transporte humano y alimenticio es un rubro muy importante en el gasto de los hogares más pobres… Según la Encuesta Nacional de Ingreso y Gastos de los Hogares, estos dos tipos de gasto representan más del 42.4 por ciento  del gasto de ese sector de nuestra población y si un aumento de alrededor de 20% en el precio de las gasolinas se traslada directamente (como siempre) a los precios de los productos finales, entonces el costo total para el 40 por ciento de la gente más pobre, derivado del aumento en el precio de las gasolinas, será de unos 18 mil 768 millones de pesos al año.

Solo por gasto en transporte de la casa al trabajo y a la escuela, nuestras familias más pobres pagarán este año cuatro mil 352 millones de pesos más y  por el aumento en el precio de los alimentos erogarán otros 14 mil 400 millones de pesos.

Pero estas cantidades no vendrán de los presupuestos oficiales, pues no se trata de bonos ni aguinaldos ni gratificaciones para la alta burocracia. “Por supuesto que no habrá –aseguró el investigador politécnico– programa compensatorio que logre resarcir el impacto económico sobre el ingreso de los más pobres que esta medida trae como resultado”. En otras, optimistas palabras, ellos serán los autores de sus propios viajes y comilonas.

Esto es natural y además lógico porque “si los precios del transporte aumentan, las familias más pobres tienen que pagar más en pasajes y también más en alimentos, ya que estos últimos tienen, en su estructura de costos, un importante componente constituido por los costos de transporte y almacenamiento; y si las tarifas de luz aumentan, también aumentan los costos de llevar los alimentos a los más pobres”.

En resumen, secretario Guajardo, el gasto combinado en alimentos y transportes representará el 42.4 por ciento  del gasto total de las familias más pobres en tanto que, por el mismo rubro, las familias más ricas y avaras sólo erogarán  27.2 por ciento de sus ingresos.

“Por lo tanto –concluyó Genaro Aguilar, estudioso acérrimo de la pobreza mundial–, es un mito genial decir que el retiro del subsidio a las gasolinas afectará más a los más ricos…”

 

Internet,  m760531@hotmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Imprimir

Comentarios