Mundo

“Con el muro nuestra relación con México va a mejorar”: Trump

Trump se frota las manos tras firmar la orden de construcción del muro.

Donald Trump ha tardado sólo cinco días desde que juró como presidente de Estados Unidos para cumplir su reiterada amenaza de ordenar un muro a lo largo de toda la frontera.

“A partir de hoy, los Estados Unidos recuperan el control de sus fronteras”, subrayó Trump, tras firmar la orden ejecutiva que autoriza la construcción “inmediata” de un “muro físico en la frontera sur”.

Trump precisó que la construcción del muro empezará en “cuestión de meses” y aseguró que, aunque el gobierno federal adelantará el dinero necesario para iniciar la construcción y el resto lo solicitará al Congreso, el pago total será “reembolsado por México”, que se hará cargo del “cien por cien” del coste de la edificación.

“Todo se nos reembolsará en una fecha posterior con cualquier transacción que hagamos con México. Sólo le digo que habrá un pago, que sucederá de alguna forma, quizás una forma complicada”, declaró Trump, sin dar más detalles sobre cómo obligar al gobierno de Enrique Peña Nieto, que en reiteradas ocasiones ha dicho que esto no sucederá.

Trump dijo hace casi un año que calculaba que construir los más de dos mil kilómetros de muro que falta costaría 8 mil millones de dólares, pero otras estimaciones independientes, como la del grupo Bernstein de Investigación, sitúan el coste real entre los 15 mil y los 25 mil millones.

Cacería. La orden ejecutiva firmada ayer prevé también contratar de inmediato otros cinco mil agentes fronterizos, mientras se termina de construir el muro, edificar centros de detención a lo largo de la frontera y acelerar las deportaciones, con la novedad de que, en vez de ser liberados en la frontera, serán devueltos a sus respectivos países.

Además, Trump ordenó restaurar el controvertido programa “Comunidades Seguras”, cancelado en 2014, que permite que las autoridades locales compartan con el gobierno federal las huellas digitales de los indocumentados presos en cárceles locales y de los condados, con el fin de deportarlos.

A quienes le piden tener clemencia con las familias separadas de los indocumentados deportados, Trump respondió que “nadie habla sobre las familias de estadunidenses separados para siempre de la gente a la que aman”, cuyos seres queridos “fueron horriblemente asesinados por gente que vino aquí ilegalmente”.

“Muy bueno para México”. Anticipándose al malestar de la orden de construcción del muro, Trump aseguró que “nuestra relación con México va a mejorar”.

“El aumento sin precedente de la inmigración ilegal procedente de Centroamérica está dañando tanto a EU como a México, y creo que las medidas que tomaremos a partir de ahora aumentarán la seguridad en ambos países; van a ser muy, muy buenas para México”, añadió.

Trump detalló que trabajará “con nuestros amigos mexicanos, enfocándonos en seguridad y desarrollo económico”, y agregó que habrá una colaboración muy estrecha, por lo que está ansioso de reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto para abordar temas de seguridad y migración, así como del desmantelamiento de los cárteles y el financiamiento de estos.

“Vamos a salvar muchas vidas a ambos lados de la frontera”, reiteró.

El mandatario dijo que una economía fuerte y saludable en México “es algo muy saludables, para Estados Unidos”, por lo que se trabajará de manera bilateral en comercio, seguridad y desarrollo económico.

Imprimir