Bill Bellichick, la mente maestra tras el éxito de los Patriotas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Bill Bellichick, la mente maestra tras el éxito de los Patriotas

La primera vez que vi de cerca, muy cerca, a Bill Bellichick, fue en la conferencia de prensa que dieron los Patriotas la semana del Superbowl del 2004 cuando llegaron a Houston, ciudad donde enfrentarían a las Panteras de Carolina buscando su segundo título de la NFL.

Con un rostro adusto, serio de más, contestaba casi matemáticamente cada pregunta con respuestas precisas. Bellichick no pierde el tiempo de florituras, lo ocupa en responder claro y preciso. No ofende, no se toma personal nada, simplemente contesta lo que le preguntan y jamás discute con su interlocutor.

En una entrevista que unos meses después le hice al entonces receptor de los Patriotas Deion Branch en Pittsburgh, me hablaba de “la mente maestra” de su jefe y de la dureza con que se comporta en los campos de entrenamiento, “al menos conmigo, siempre es muy duro, muy frontal y directo”, me decía el estelar receptor de Nueva Inglaterra en esos días, justo antes de derrotar a los Acereros en el Juego de Campeonato de la Conferencia Americana el 21 de enero del 2005 en el Heinz Field.

La descripción de Branch coincidía plenamente con la que yo mismo había hecho mentalmente allá en Houston. La diferencia es que durante la semana previa al Superbowl, Bellichick cambia su gesto por uno más amable, y cuando es posible, se reúne con colegas de la prensa de Boston y empieza a contar historias de su vida, de lo que significó ser hijo de un entrenador del futbol americano, e incluso, lejos de vérsele presionado, disfruta el momento. Ya es un experto en la materia, son seis Supertazones disputados, y uno más dentro de una semana y días.

Eso sí, Bellichick es discreto con los temas que debe conservar para él y sus muchachos. No habla de los Patriotas ni de los jugadores en particular. Continúa siendo demandante en grado extremo y exigente. La excelencia no es una obsesión, es su estilo de vida.

Bellichick ha sumado desde que llegó a los Patriotas en el 2000, 17 campañas ganadoras, sólo en su primera temporada tuvo números negativos, y además, tuvo que enfrentar una temporada tremenda antes de ganar su primer Superbowl, con su quarterback titular Drew Bledsoe lesionado y con un novato, Tom Brady, tomando los controles.

LA EXCELENCIA POR DELANTE… En su segunda campaña ganó su primer Superbowl y lo hizo frenando al equipo que en aquellos días, los Carneros de San Luis, eran considerados los mejores de la NFL y con un sobrenombre que obligaba a voltear, “El espectáculo más grande sobre el terreno de juego”, no en balde, Kurt Warner, el QB de los Rams, Campeón del Superbowl en 1999, era considerado uno de los tres mejores pasadores, baste mencionar que entre los titulares de esa campaña figuraban Brett Favre, Peyton Manning, Steve McNair, Rich Gannon, Donovan McNaab, Vinnie Testaverde, Michael Vick, Kordell Stewart, varios de ellos futuros miembros del Salón de la Fama.

Después de vencer a los Carneros, las Panteras de Carolina y las Águilas de Filadelfia, se convirtieron en el único equipo en la historia en ganar 3 Superbowls en un periodo de cuatro años.

Bellichick es un temerario a prueba de todo, pero cuando se han ganado cuatro Superbowls, entonces se le tiene que permitir todo, incluso ocupar receptores abiertos como alas defensivas, algo que por ejemplo, Julian Edelman ha llegado a ser, sin que se mencione que el head coach está equivocado, simplemente está “probando” alternativas. Esos cuatro campeonatos lo pusieron en una categoría en la que sólo existía otro Head Coach, Chuck Knoll de los Acereros, fallecido en el 2014, y en la que prácticamente nadie puede cuestionarlo.

Esta perfectamente documentado el como Bill Bellichick exige excelencia a todos sus jugadores y los miembros de su staff, no acepta medios esfuerzos y es consistente con lo que pide quizá por eso todo el mundo lo respeta. No cambia su discurso.

AL MÁXIMO NIVEL… Branch quien me dedicó unos ocho minutos en aquella entrevista en Pittsburgh, antes de que en el Superbowl en Jacksonville fuera designado el Jugador Mas Valioso, insistió “Espera que todo el mundo haga su máximo esfuerzo, que jueguen su mejor futbol, al más alto nivel, y eso es algo que provoca respeto. Cuando llegue aquí después del Draft del 2002, sabía lo que me esperaba y no fue decepcionante. Todos los días mantiene la misma postura y algo muy importante, no hace distingos, no trata diferente a nadie, no a los novatos, no a los estrellas”.

De acuerdo con Branch, Bellichick tiene la habilidad de enseñar el juego, enseñar todo el tiempo, “He estado con él, tres o cuatro años y te puedo garantizar que cada día hay algo que aprender de este hombre”.

Bellichick aprendió casi todo lo que puso en práctica en sus primeros años en la NFL de su padre, Steve Bellichick, quien fue entrenador asistente en la Academia Naval y pasó interminables horas aprendiendo mientras descifraban películas de partidos colegiales y profesionales.

“El futbol ha sido mi vida, desde que era un niño y tenia cinco, seis años y luego el resto de mi vida, mi padre dejó una profunda huella en mi infancia, mi amor por el juego, como me involucré en el juego, jugar fue sensacional, pero dirigir ha sido lo más maravilloso de mi vida” dijo Bellichick hace unos años cuando estábamos en Phoenix en el 2008 previo al Superbowl entre los Patriotas y los Gigantes.

EL MEJOR DE TODOS… Tony Dungy, quien fue un formidable rival de Bellichick como entrenador en jefe de los Potros de Indianápolis con Peyton Manning como quarterback no lo duda, apenas hace unos días en sus comentarios en la Cadena NBC en la que trabaja como comentarista después de ganar el Superbowl del 2007, dijo que Bellichick “es el mejor entrenador en jefe que he visto en mi vida”, sus palabras tienen un gran valor considerando que fue dirigido por Chuck Knoll con quien ganó como jugador de los Steelers el Superbowl de 1978.

Más aún Dungy es de los pocos head coaches que fueron capaces de revertir una ventaja importante en un juego ante Nueva Inglaterra como ocurrió en el Juego de Campeonato del 2007, cuando luego de estar perdiendo 21-3 al medio tiempo terminó derrotando a Nueva Inglaterra 38-34 en camino al Superbowl en Miami donde se coronaron campeones derrotando a los Osos de Chicago.

Cuando el 5 de febrero los Patriotas salten al terreno de juego estarán haciendo historia, pero si son capaces de vencer a los Halcones de Atlanta, Bellichick será el único hombre que haya sido capaz de conducir a su equipo a 5 títulos del Superbowl… Y no hay nadie que se le acerque…

Imprimir