Estados

La Perla Tapatía se queda sin árboles

El derribo de árboles para la construcción de obras públicas, como la Línea Tres del Tren Ligero; así como por el capricho de algunos habitantes de la ciudad que piden su retiro (porque ensucian, rompen banquetas e incluso porque tapan las fachadas de sus casas)  han llevado a la Perla de Occidente a una enorme carencia de árboles. Pese a los esfuerzos de particulares y del propio Ayuntamiento por reforestar la metrópoli, Guadalajara continúa perdiendo su arbolado a un ritmo más acelerado, lo que a su vez ha repercutido en  deficiente calidad del aire.

 UN ÁRBOL POR CADA CINCO HABITANTES. De acuerdo con estudios presentados por el Laboratorio de Protección Forestal del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la Universidad de Guadalajara, para el año 2003 ya se tenía un déficit de ocho millones de metros cuadrados de árboles, 10 años después, en 2013, un análisis presentado por expertos del Departamento de Geografía y Ordenación Territorial del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, las cifras son peor, las deficiencias del arbolado por persona en la zona uno de la ciudad contempla al menos un árbol por cada cinco tapatíos.

La Dirección de Ecología del Ayuntamiento de Guadalajara, encabezado por el alcalde, Enrique Alfaro, cuenta con un programa de reforestación de la ciudad, incluso, el personal ha iniciado con el retiro de tocones y limpieza de glorietas y camellones a efecto de poder plantar nuevamente árboles en buen estado.

 

Imprimir