Retratan las coincidencias entre la vida y la muerte en México y Corea | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Retratan las coincidencias entre la vida y la muerte en México y Corea

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

La distancia entre CDMX, en México, y Seúl, en Corea, es de 12 mil 069 kilómetros, lo cual pareciera crear diferencias culturales irreconciliables, sin embargo, el dramaturgo Kim Hyun Woo, tras una residencia artística en el estado de Puebla, encontró una coincidencia: el culto a las almas en ambos países.

El dramaturgo José Carlos Alonso tendió el puente entre Kim Hyun Woo y México, en 2008, cuando visitó Corea del Sur para realizar durante un mes una investigación acerca del teatro en la nación asiática. Para devolver la cortesía, el mexicano fomentó las visitas del autor coreano a México, hasta sumar tres: en 2012, 2014 y 2015.

Fue en este último encuentro con la cultura poblana, cuando el nacido en Corea del Sur en 1977 decidió escribir el montaje teatral Piezas, surgido de la inspiración durante su estancia de dos meses en el Teatro Taller de Investigación y Experimentación Mexicano, mejor conocido como Tetiem AC.

“El mayor interés era compartir nuestra visión artística con nuestros amigos de México. Realmente quería descubrir la cultura mexicana y la vida en el país, por eso decidimos trabajar juntos (con el Festival Internacional de Teatro Héctor Azar y el Tetiem AC.”, cuenta Kim Hyun Woo en entrevista con Crónica.

Piezas narra la historia de un luchador profesional, quién muere mientras pelea en una arena. Sin embargo, regresa a su ciudad natal para encontrarse con su madre tras 18 años de ausencia; al llegar se percata de que el pueblo ha desaparecido lentamente y con él, no sólo su gente, sino también su legado cultural, su lengua y su vasta historia.

Tras descender en la estación ferroviaria de su pueblo que desaparecerá súbitamente, se percatará de que deberá librar un último combate y es que nadie es visible ante el otro; entonces Juan, el luchador, tendrá que dirimir con la idea de que no sabe que ya está muerto.

“Durante su viaje conocerá a mucha gente y recibirá nueva información acerca de la vida y la muerte, ésa es la historia principal, pero el show aún no lo he terminado de desarrollar, quiero que siga creciendo, nutriéndose de la participación de nuestra producción, con elementos del cotidiano en la vida en México”, asegura el autor y director.

Ese interés nace de la posibilidad de contar en su elenco con 11 actores en escena procedentes de Corea, México y Perú. Durante el desarrollo de Piezas, a lo largo de un año, Kim Hyun Woo dio a sus actores la libertad creativa para improvisar diálogos o escenas completas, con el propósito de enriquecer la trama con esa multiculturalidad.

“Para tener ideas de todo tipo le pedí a la gente improvisar, así que mayoritariamente nuestros actores se inspiraron con este ejercicio, que fue importante para incluir la visión coreana, mexicana y peruana, con nuestras diferencias al comunicar, así pudieron crear algo juntos”, platica el autor.

En su trama, Kim Hyun Woo hace además un guiño directo a una de sus novelas mexicanas favoritas: Pedro Páramo, en donde también se conjugan dimensiones y hay relaciones entre vivos y muertos, sin embargo, el escritor coreano se aleja de Juan Rulfo en la manera de contar la historia de su luchador.

“Las emociones (que encontró en la novela) son muy similares a las de Corea.Traté de retratar el significado de la muerte para los mexicanos, ese es mi gran interés en este proyecto como artista de teatro. Es una trama no muy feliz, pero con una premisa simple y un desarrollo lento, de la temporalidad de la vida” , explica el dramaturgo.

Edgar Gochez, parte del elenco de Piezas, considera que la visión del escritor coreano tiene el potencial de dejar un mensaje en el público, acerca de lo importante de no dejar perder las tradiciones y la singularidad de la cultura de cada lugar, en este caso particular, de la ciudad de Puebla de los Ángeles.

“Me pareció interesante cómo el dramaturgo pudo reconocer cosas muy significativas de la cultura mexicana, como la lucha libre, los migrantes que llegan de los pueblos a las ciudades para la venta de artesanías, para tratar de sobrevivir con su cultura, a través de la venta de las muñecas tradicionales con sus trenzas y sus colores.

“Respecto a ambas culturas (en escena) son elementos metafóricos, la mexicana se muestra a través de colores, pero contemporáneos. Trabajamos mayormente con el espacio vacío, se crean atmósferas con la corporalidad de los actores, soportadas por la música e iluminación, que son parte del lenguaje escénico”, comparte Gochez a este medio.

Piezas, proyecto resultado de una serie de encuentros y colaboraciones entre la Nottle Theatre Company de Corea del Sur y Teatro Taller de Investigación y Experimentación Mexicano A. C. (Tetiem) de Puebla, México, tiene a decir de su autor un mensaje claro a quién pueda verla.

“Las sociedades mexicanas y coreanas son muy cambiantes, especialmente en este momento, así que (a través de Piezas) le pido a la gente con vidas tan trepidantes que por favor no olviden vivir a su tiempo, sin olvidar lo importante que es disfrutar de los momentos de nuestra vida mortal, desacelerarse”, finaliza Kim Hyun Woo.


Piezas tiene una duración de 70 minutos y ofrecerá sólo cuatro funciones, del 1 al 22 de febrero, los miércoles a las 20:30 horas, en el Teatro Helénico.

 

Imprimir