La posición del Estado

Pepe Grillo

La posición del Estado

La construcción de un frente unido para encarar el desafío planteado por el nuevo gobierno de Estados Unidos exige de todos muestras de solidaridad y patriotismo.

Nadia puede quedar al margen.

Se tienen agendados para hoy encuentros del presidente Peña Nieto con legisladores de todas las fuerzas políticas para confeccionar una posición de Estado.

La dimensión del reto supera colores partidistas y jaloneos domésticos, que no se cancelan ni mucho menos, pero sí dejan el lugar principal a la unidad ante el adversario.

Procede una deliberación nacional en materia de política exterior que nos permita salir unidos y fortalecidos de este trance.

 

¿Guerra comercial?

Sean Spicer tiene problemas serios para establecerse como un emisor confiable para medios de comunicación de Estados Unidos y del mundo.

Su debut como vocero de la Casa Blanca ha sido errático. Claro que tener como jefe a Donald Trump es garantía de incertidumbre.

Spicer dijo que el gobierno de Estados Unidos pretende cobrar un impuesto de 20 por ciento a las importaciones provenientes de México para costear la construcción del muro.

Lo que quería el vocero era complacer el ego de Trump, dolido porque México no se dobló como pretendía.

Desatar una guerra generaría una certeza: nadie saldría ganando. Horas después la aseveración de Spicer quedó a nivel de propuesta.

 

Humo blanco

Los tiempos se cumplieron y comenzó a emerger humo blanco de la chimenea de la sede priista en el Estado de México.

Desde ayer en la tarde comenzó a decantarse en nombre de Alfredo del Mazo que pidió licencia a su cargo de diputado federal para concentrase en su campaña de proselitismo.

Es parte, lo saben todos, de una dinastía política en esa entidad. Su padre y su abuelo fueron gobernadores del estado.

Enfrentará, una vez que su nominación se consolide, una dura competencia y una elección que no tiene hoy día claro favorito.

Para enviar un mensaje de unidad, en la entidad circuló la versión de que Ana Lilia Herrera, aspirante que llegó a la final, será parte de la campaña de Del Mazo.

 

Todos iguales

El fuero para los servidores públicos no tiene razón de ser en el México de nuestros días.

Ha sido utilizado como blindaje para pillerías, desvirtuando sus objetivos originales.

La nueva Constitución de la Ciudad de México no contempla esa figura, la del fuero, por lo tanto dejará de existir en la metrópoli.

Los funcionarios enfrentarán la ley como cualquier otro ciudadano, sin privilegios ni distinciones. Si la hace que la pague. Es correcto.

El objetivo es que la vida pública en la ciudad sea transparente, moderna, sin zonas de penumbra.

Lo verdaderamente importante de la Constitución de la Ciudad de México es que se cumpla, que no sea un adorno en las oficinas de los funcionarios.

pepegrillocronica@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios